Cuentacuentos

WaRGaMeS

Mensajepor WaRGaMeS » 24 Jun 2004, 01:21

Hay unos cuentos que se llaman Cuentos para pensar de Jorge Bucay que estan muy bien, supongo que estaran por internet.
Aqui os dejo uno del que desconozco el autor:

El hombre de la ventana

Dos hombres, ambos muy enfermos, ocupaban la misma habitación de un hospital.
A uno se le permitía sentarse en su cama cada tarde, durante una hora, para ayudarle a drenar el liquido de sus pulmones. Su cama daba a la única ventana de la habitación. El otro hombre tenía que estar todo el tiempo boca arriba. Los dos charlaban durante horas. Hablaban de sus mujeres y sus familias, sus hogares, sus trabajos, su estancia en el servicio militar, donde habían estado de vacaciones. Y cada tarde, cuando el hombre de la cama junto a la ventana podía sentarse, pasaba el tiempo describiendo a su vecino todas las cosas que podía ver desde la ventana. El hombre de la otra cama empezó a desear que llegaran esas horas, en que su mundo se ensanchaba y cobraba vida con todas las actividades y colores del mundo exterior. La ventana daba a un parque con un precioso lago, patos y cisnes jugaban en el agua, mientras los niños lo hacían con sus cometas. Los jóvenes enamorados paseaban de la mano, entre flores de todos los colores del arco iris. Grandes árboles adornaban el paisaje, y se podía ver en la distancia una bella vista de la línea de la ciudad. Según el hombre de la ventana describía todo esto con detalle exquisito, el del otro lado de la habitación cerraba los ojos e imaginaba la idílica escena. Una tarde calurosa, el hombre de la ventana describió un desfile que estaba pasando. Aunque el otro hombre no podía oír a la banda, podía verlo, con los ojos de su mente, exactamente como lo describía el hombre de la ventana con sus mágicas palabras.
Pasaron días y semanas. Una mañana, la enfermera de día entró con el agua para bañarles, encontrándose el cuerpo sin vida del hombre de la ventana, que había muerto plácidamente mientras dormía. Se llenó de pesar y llamó a los ayudantes del hospital, para llevarse el cuerpo. Tan pronto como lo consideró apropiado, el otro hombre pidió ser trasladado a la cama al lado de la ventana. La enfermera le cambió encantada y, tras asegurarse de que estaba cómodo, salió de la habitación. Lentamente, y con dificultad, el hombre se irguió sobre el codo, para lanzar su primera mirada al mundo exterior; por fin tendría la alegría de verlo el mismo. Se esforzó para girarse despacio y mirar por la ventana al lado de la cama... y se encontró con una pared blanca. El hombre preguntó a la enfermera que podría haber motivado a su compañero muerto para describir cosas tan maravillosas a través de la ventana. La enfermera le dijo que el hombre era ciego y que no habría podido ver ni la pared, y le indico: "Quizás sólo quería animarle a usted".

ODÍNN

Mensajepor ODÍNN » 24 Oct 2004, 15:07

EL BUSCADOR.

--------------------------------------------------------------------------------

Un día, el buscador sintio que debia ir a la ciudad de Kammir. habia aprendido a hacer caso riguroso de estas sensaciones que venian de un lugar desconocido de sí mismo.Así que lo dejo todo y partio.

Después de dos dias de marcha por los polvorientos caminos, divisó, a lo lejos , Kammir. Un poco antes de llegar al pueblo, le llamo mucho la atencion una colina a la derecha del camino, estaba tapizada de un verde maravilloso y habia un monton de arboles , pajaros y flores encantadores.

Lo rodeaba por completo una especie de valla de madera lustrada.
Una portezuela de bronce lo invitaba a entrar, de pronto sintio que olvidaba el pueblo y sucumbio ante la tentacion de descansar por un momento en aquel lugar.
El buscador traspaso el portal y empezo a caminar lentamente entre las piedras blancas que estaban distribuidas al azar entre los arboles.

Dejó que sus ojos se posaran como mariposas en cada detalle de aquel paraíso multicolor , sus ojos eran los de un buscador , y quiza por eso descubrio aquella inscripcion sobre una de las piedras;

Abdul Tareg ,vivió 8 años , 6 meses, 2 semanas y 3 días.

Se sobrecogio un poco al darse cuenta de que aquella piedra no era simplemente una piedra: era una lapida.
Sintio pena al pensar que un niño de tan corta edad esta enterrado en aquel lugar.
Mirando a su alrededor, el hombre se dio cuenta de que la piedra de al lado tambien tenia una inscripción, se acerco a leerla. Decia;

Yamir Kalib, vivió 5 años , 8 meses y 3 semanas.

El buscador se sintió tremendamente conmocionado ,auel hermoso lugar, era un cementerio y cada piedra , una tumba.
Una por una empezo a leer las lápidas, todas ellas tenian inscripciones similares, un nombre y el tiempo exacto de vida del muerto.
Pero.. lo que realmente lo conecto con la locura fue comprobar que el que mas tiempo habia vivido apenas tenia 11 años.

Embargado por un terrible dolor, sento y empezo a llorar.
El cuidador del cementerio que pasaba por alli se acercó, lo miro llorar durante un rato en silencio y lugo le pregunto si lloraba por algun familiar.
-No , ningun familiar - dijo el buscador-.¿ que pasa en este pueblo ? ¿ que cosa tan terrible hay en esta ciudad ? ¿ por qué hay tantos niños muertos enterrados en este lugar?.

El anciano sonrio y dijo; puede usted serenarse, no hay tal maldicion.
lo que pasa es que en este pueblo tenemos una vieja costumbre.
Vera... cuando un joven cumple los 15 años , sus padres le regalan una libreta como esta que yo llevo colgada en el cuello con una cadenitaes tradicion entre nosotros que a partir de ese momento, cada vez que un disfruta inmensamente de es momento, abre la libreta y anota en ella:

A la derecha , que fue lo disfrutado
A la izquierda, cuánto duro el gozo.

Por ejemplo; conocio a su novia y se enamoro de ella, ¿ cuanto tiempo duro esa pasion enorme y el placer de conocerla? ¿ una semana, 2... ?, la emocion del primer beso , ¿cuanto duro?¿un minuto y medio del beso , una semana?, el embarazo de un hijo , el casamiento de un amigo , el viaje mas deseado....

Así vamos anotando en la libreta cada momento que disfrutamos... cada momento.

Cuando alguien se muere, es nuestra costumbre abrir su libreta, y sumar todo el tiempo disfrutado para escribirlo sobre su tumba.
Porque ese es para nosotros el único y verdaderamente tiempo vivido.


MO , este te lo dedico para ti sola, gracias por ser tan simpatica.
Espero que os guste, y prometo meter algunos mas en cuanto pueda.

Avatar de Usuario
Buscador
Mensajes: 23
Registrado: 31 Oct 2004, 15:53
Ubicación: Crevillent
Contactar:

El elefante encadenado

Mensajepor Buscador » 31 Oct 2004, 16:38

Soy Odínn, que he cambiado de nombre¡¡¡¡¡

Cuando yo era pequeño me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de los circos eran los animales.Me llamaba la atención el elefante.
Durante su función hacia gala de un peso, un tamaño y una fuerza descomunales...pero despues de su actuación hasta poco antes de volver al escenario, el elefante siempre permanecia atado a una pequeña estaca clavada en el suelo con una cadena que aprisionaba una de sus patas.

Sin enbargo la estaca era sólo un minusculo pedazo de madera apenas enterrado unos centimetros en el suelo. Y aunque la cadena era gruesa y poderosa , me parecia obvio que un animal que puede arrancar un arbol de cuajo con su fuerza, podria liberarse con facilidad de la estaca y huir.

El misterio sigue pareciendome evidente, ¿ que lo sujeta entonces? ¿ por que no huye? , fue entonces cuando pregunte a mi padre por el misterio del elefante me contesto que elefante estaba amaestrado, yo conteste .... y si esta amaestrado? ¿por qué lo encadenan?

No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente, y con el tiempo lo olvidé.
Hace unos años descubrí que , por suerte para mi, alguien habia sido lo suficientemente sabio como para encontrar la respuesta:

El elefante del circo no escapaba porque ha estado atado a una estaca parecida desde que era nuy pequeño.

Cerré los ojos e imaginé al indefenso elefante recien nacido sujeto a una estaca. Estoy seguro de que, en aquel momento empujó, tiró y sudó tratando de soltarse . Y a pesar de sus esfuerzos, no lo consiguió, porque aquella estaca era demasiado dura para él.
Imagié que se dormia agotado y que al dia siguiente lo volveria a intentar, y al otro y al otro.. hasta que un dia terrible para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resigno a su destino.

Ese elefante enorme y poderoso que vemos en el circo , no escapa , porque el pobre cree que no puede.
Tiene grabado el recuerdo de la impotencia que sintió poco despues de nacer.
Y lo peor es que jamas se ha vuelto a cuestionar seriamente ese recuerdo, jamas , jamas intentó volver a poner a prueba su fuerza....
Dicen que el amor tiene 4000 puertas y que sólo una de ellas esta abierta en la plaza del querer, y que los amantes han roto las farolas para poderse querer bien.

Avatar de Usuario
Buscador
Mensajes: 23
Registrado: 31 Oct 2004, 15:53
Ubicación: Crevillent
Contactar:

El cruce del río

Mensajepor Buscador » 01 Nov 2004, 16:02

Había una vez dos monjes Zen que caminaban por el bosque de regreso al monasterio.cuando llegaron al río
,vieron a una mujer que lloraba en cuclillas cerca de la orilla. Era joven y atractiva.

--¿ que te sucede? Le pregunto el más anciano.
--Mi madre se muere,está sola en casa, al otro lado del río y yo no puedo cruzar. Lo intenté – siguió la joven—
pero la corriente me arrastra y no podre llegar nunca al otro lado sin ayuda... Pensé que no la volvería a ver con vida, pero ahora..., Ahora que habeis aparecido vosotros, alguno de los dos podrá ayudarme a cruzar.

__ Ojalá pudiéramos__ se lamentó el mas joven, pero la única manera de ayudarte seria cargandote a través
del río y nuestros votos de castidad nos impiden cualquier contacto con el sexo opuesto. Lo tenemos prohibido...
lo siento.

Yo también lo siento dijo la mujer , y siguió llorando.
El monje mas viejo se arrodillo, bajó la cabeza y dijo : sube.
La mujer no podía creerlo, pero con rapidez tomó su hatillo de ropa y subió a horcajadas sobre el monje.
Con bastante dificultad el monje cruzó el río , seguido por el joven.
Al llegar al otro lado la mujer descendió y se acerco para besar las manos del monje.
Está bien , está bien --- dijo el monje retirando las manos, -- sigue tu camino.
La mujer se inclinó con gratitud y humildad , recogió sus ropas y corrió por el camino hacia el pueblo
Los monjes , sin decir palabra , retomaron su marcha al monasterio. Aún les quedaban diez horas de caminata....
Poco antes de llegar , el joven le dijo al anciano : -- Maestro, vos sabéis mejor que yo de nuestro voto de abstinencia. No obstante cargásteis sobre vuestros hombros a aquella mujer a través de todo el ancho del río.
-- Yo la llevé a través del río, es cierto , pero... ¿ que te pasa a ti que todavía la cargas sobre tus hombros?.
Dicen que el amor tiene 4000 puertas y que sólo una de ellas esta abierta en la plaza del querer, y que los amantes han roto las farolas para poderse querer bien.

Avatar de Usuario
Buscador
Mensajes: 23
Registrado: 31 Oct 2004, 15:53
Ubicación: Crevillent
Contactar:

El cuento de los clavos

Mensajepor Buscador » 01 Nov 2004, 16:26

Ésta es la historia de un muchachito que tenía muy mal carácter.
Su padre le dio una bolsa de clavos y le dijo que cada vez que perdiera la paciencia, debería clavar un clavo detrás de la puerta.
El primer día, el muchacho clavo 37 clavos detrás de la puerta. Las semanas que siguieron, a medida que él aprendía a controlar su genio, clavaba cada vez menos clavos detrás de la puerta.
Descubrió que era más fácil controlar su genio que clavar clavos.
Llego el día en que pudo controlar su carácter durante todo el día. Después de informar a su padre, este le sugirió que retirara un clavo cada día que lograra controlar su carácter.
Los días pasaron y el joven pudo anunciar a su padre que no quedaban más clavos para retirar de la puerta...
Su padre lo tomó de la mano y lo llevó hasta la puerta. Le dijo: "has trabajado duro, hijo mío, pero mira todos esos hoyos en la puerta. Nunca más será la misma. Cada vez que tu pierdes la paciencia, dejas cicatrices exactamente como las que aquí ves". Tú puedes insultar a alguien y retirar lo dicho, pero del modo como se lo digas lo devastará, y la cicatriz perdurará para siempre.
Una ofensa verbal es tan dañina como una ofensa física.
Los amigos son en verdad una joya rara. Ellos te hacen reír y te animan a que tengas éxito. Ellos te prestan todo, comparten palabras de elogio y siempre quieren abrirnos sus corazones.
Por favor, perdóname si alguna vez deje una cicatriz en tu puerta. Y gracias por ser mi amigo.
Dicen que el amor tiene 4000 puertas y que sólo una de ellas esta abierta en la plaza del querer, y que los amantes han roto las farolas para poderse querer bien.

Avatar de Usuario
Buscador
Mensajes: 23
Registrado: 31 Oct 2004, 15:53
Ubicación: Crevillent
Contactar:

El verdadero valor del anillo

Mensajepor Buscador » 01 Nov 2004, 17:49

Esta es la historia de un joven que acudió a un sabio en busca de ayuda.

--Vengo maestro porque me siento muy tan poca cosa que no tengo ganas de hacer nada,
Me dicen que no sirvo, que no hago nada bien, y que soy muy torpe. ¿ Cómo puedo mejorar?
¿ Que puedo hacer para que me valoren más?.

El maestro, sin mirarlo, le dijo; cuanto lo siento muchacho. No puedo ayudarte, ya que debo resolver primero mi propio problema. Quizá después...,“ y haciendo una pausa, agregó,---
Si quisieras ayudarme tu a mi, yo podría resolver este problema con más rapidez y después tal vez te ayudaría yo a ti.
---E... encantado, maestro.titubéo el joven sintiendo que era una vez más desvalorizado.
---Bién--- continuó el maestro. Se quito un anillo que llevaba en el dedo meñique y dándoselo al muchacho , añadió – toma el caballo que esta ahí afuera y cabalga hasta el mercado, tengo que vender este anillo porque tengo que pagar una deuda. Es necesario que obtengas por el la mayor cantidad de dinero posible y no aceptes menos de una moneda de oro y regresa con ella lo más rápido que puedas .
El joven tomó el anillo y partió al mercado, ofreció el anillo a los mercaderes que lo miraban con cierto interés hasta que el joven les decía el precio que pedía por el .
Sólo uno le llegó a ofrecer una moneda de plata y un recipiente de cobre, pero el joven tenía instrucciones de no aceptar menos de una moneda de oro así que rechazó la oferta.
Después de ofrecer el anillo a más de cien personas en el mercado, abatido por su fracaso, monto en su caballo y regresó.

Entró en la habitación , --- Maestro, lo siento. No es posible conseguir lo que me pides , quizás hubiera podido conseguir 2 o 3 monedas de plata, pero no creo que yo pueda engañar a nadie respecto del verdadero valor del anillo.
---Eso que me has dicho es muy importante, joven amigo. Debemos conocer primero el verdadero valor del anillo, vuelve a montar a caballo y ve al joyero , dile que desearías vender el anillo y pregúntale que te ofrece por el , no se lo vendas y vuelve aquí con mi anillo.

El joven volvió a cabalgar.
El joyero examinó el anillo a la luz del candil , lo miró con lupa, lo pesó y luego le dijo al chico --- dile al maestro que si lo quiere vender ya le podría dar 58 monedas de oro ahora mismo.
¿58 monedas de oro?
-- Si , replicó el joyero , se que con tiempo le podría dar 70.. pero si lo quiere ya....
El joven corrió emocionado a casa del maestro a contarle lo sucedido.
--- Siéntate dijo el maestro. Tú eres como ese anillo: una joya valiosa y única. Y como tal, sólo puede evaluarte un verdadero experto. ¿por qué vas por la vida pretendiendo que cualquiera descubra tu verdadero valor?
Y diciendo esto, volvió a ponerse el anillo en el dedo meñique de su mano izquierda.
Dicen que el amor tiene 4000 puertas y que sólo una de ellas esta abierta en la plaza del querer, y que los amantes han roto las farolas para poderse querer bien.

Avatar de Usuario
Buscador
Mensajes: 23
Registrado: 31 Oct 2004, 15:53
Ubicación: Crevillent
Contactar:

Mensajepor Buscador » 01 Nov 2004, 19:45

siento mucho haber puesto otra vez el cuento del elefante encadenado, no me dí cuenta en su momento nanabunilda :oops:
No dejeis que esta pg muera , gracias.
Dicen que el amor tiene 4000 puertas y que sólo una de ellas esta abierta en la plaza del querer, y que los amantes han roto las farolas para poderse querer bien.

Avatar de Usuario
RociMadalenas
fitipaldis.com #1
fitipaldis.com #1
Mensajes: 3778
Registrado: 09 Sep 2003, 23:41

Mensajepor RociMadalenas » 27 Nov 2004, 00:29

Bueno, creo que he elegido el sitio adecuado para colgar esto, de no ser así, avisadme que lo cambio (o cambiénlo ustedes con total libertad, señores moderadores, que no diré ni mu.)
El caso es que hace tiempo me bajé un cuento narrado por Ismael Serrano. No sé si lo ha escrito él o qué. Pero el caso es que me encanta, y lo he pasado a word y ahora quiero compartirlo. No tiene nada que ver con escucharle a él, porque el cabrón habla que es pa morirse, pero algo es algo. Merece la pena.


Cartas de amor. Ismael Serrano.
Ellos se conocieron por casualidad, que es como se suelen encontrar los grandes amores, casi siempre por casualidad... por una llamada equivocada, o por un encuentro fortuito... A ellos lo que les pasó es que él había quedado en aquel café con una persona que no vino; y claro, la vio a ella, sentada en la mesa del café, radiante. Así que, harto de esperar, no se cortó un pelo y dijo “Bue, ya que he venido hasta aquí no puedo desaprovechar esta ocasión”. Se acercó a la mesa y dijo “¿Me permite?” “Por supuesto.” Esto sólo suele pasar en las historias que te cuentan otros, nunca en la vida real. Por lo general cuando dices “¿Me permites?” , dicen “¿De qué?. A lo mejor ella estaba esperando también a alguien que no vino, ¿quién sabe? ¿yo qué sé? Habrá que inventar otra historia en la que ella dice “¿De qué?” En este caso, ella le invitó a él para que se sentase, y él se sentó.
Y claro, no había de que hablar, y... “¿y qué lees?” Lo malo fue que él no había leído nada del escritor que estaba leyendo, y ya mal, empezamos mal, muy mal, por ahí no. “Pues bonito día”. No, pero enseguida empezaron a profundizar, porque ella dijo “Sí, la verdad es que hace un bonito día, y aunque no lo hiciera, también estaría bien” Pero poco a poco él fue venciendo esa timidez que le caracteriza, y fueron profundizando. Al principio, para llamar su atención contó alguna mentira, que si era escritor y... luego reconoció que nunca le habían publicado nada, pero eso vino más tarde, cuando se conocían más y pasaron del café al Habana con Coca Cola. Por entonces ya estaban descubriendo que tenían más afinidades de las que pensaban al principio, que compartían gustos cinematográficos. Y, por eso fue que él le dijo “Oye, y si vamos a ver ésta... ¿has visto La Vida es bella?” Y ella le dijo: “No”. “Oye, ¿quedamos este fin de semana y la vemos?” “Vale.” Y aquel fin de semana pues yo no sé muy bien si para sorprenderla o no, pero el caso es que él rompía a llorar en cada escena en las que salía el chaval pequeño. Esto, a ella le enterneció. Yo quiero pensar que era de verdad.
Resulta que coincidían en más gustos, y también en los musicales y le dijo: “Oye, este fin de semana toca Ismael Serrano.” “Ismael, ¿qué? ¿Pero a ti te gustan los cantautores?” “Pero de verdad, me gustan en serio.” Pero él le convenció a ella y fueron, y cuando él empezó a cantar aquella de Vértigo pues se atrevió a cogerle la mano, claro. Y poco a poco se fueron, inevitablemente, enamorando. Pero no por esto de Ismael Serrano, ni por el Vértigo. Quizá más por aquello de llorar con La vida es bella.
Una mañana, él se levanta, y al abrir los ojos, se da cuenta de que está perdidamente enamorado de ella. Y quedaron, entonces, en aquel café donde se conocieron. Qué casualidad, los momentos importantes suelen coincidir en los mismos sitios. No estoy muy seguro de lo que acabo de decir, pero es una buena frase. Pero fue en aquel café donde ella le dijo “¿Sabes? Creo que me tengo que ir durante un tiempo”. “Yo te iba a decir casi lo contrario, que te quedaras conmigo para toda la vida”. Y ella dijo “No te preocupes, porque yo estaré esperando el día en que vuelva para retomar contigo este camino que emprendimos. Además, cada quince días puntualmente te mandaré una carta, en la que te contaré todo lo que he hecho, todo lo que siento, todo lo mucho que te echo de menos, y todo lo poco que nos falta para vernos”. Él dijo que “Bueno, que vale, pero que si no te vas, casi mejor, ¿no?”
Pero se fue. Fue entonces cuando descubrió que aquello no tenía remedio, que estaba profundamente enamorado, que no había ningún elixir que hiciera que la olvidase; que no era cierto aquello de que un clavo saca otro clavo, que a veces es cierto que los amores a primera vista existen. Claro, ¿es que acaso hay otros?
A los quince días puntualmente, llegó la carta de ella. Toda llena de besos y de caricias, y te echo de menos. Él lloró, y esta vez era de verdad. Y guardaba las cartas, con mucho cariño, encima de la mesilla. Pasaron quince días, y otros quince y otros quince, y las cartas se iban acumulando. Y su vida consistía en esperar a que llegara el decimoquinto día, abrir el buzón y encontrar la carta de amor en la que ella prometiera volver, esperar esa carta de amor en la que ella prometía volver. Esperar esa carta en la que ella le diría que volvía pronto.
Y pasaron años, muchos años, y ya las cartas casi no cabían en la casa. Se compró una gran caja fuerte para guardar las cartas porque era su gran tesoro, porque vivía para leer las cartas que ella le había escrito. Porque ella era lo que más quería.
Y así pasaron creo que diez años, quince, no me acuerdo.
Y un día, ella sin saber cómo ni por qué dejó de escribir. Y al quince día él se encontró el buzón vacío y el alma partida en dos. Ahora sólo podía vivir de recuerdos leyendo aquellas cartas que ella le había escrito con tanto cariño. Aquellas cartas eran su mayor tesoro.
Un día, él salió de casa, porque tenía que salir, y unos ladrones entraron en su casa. Al ver ahí la gran caja fuerte, no se lo pensaron dos veces, porque pensaron que debía de esconder algún gran tesoro, grandes riquezas. Y se llevaron la caja fuerte; imagínate la desolación de nuestro protagonista cuando llega a casa y encuentra con que le han robado lo que más quería. Lo que le hacía sentirse vivo algunas tardes de domingo cuando no sonaba el jodido teléfono, cuando releía aquellas cartas y aquellas promesas, quién sabe si falsas.
Suele pasar que los ladrones son buenas personas, y éste era el caso. Pero imagínate la cara de los ladrones cuando abren la caja fuerte y se encuentran montones de cartas de amor, declaraciones imposibles. Hombre, el jefe de los ladrones se enfadó un poquito, porque la caja pesaba y llevarla hasta la guarida no era moco de pavo.
Nuestro hombre, vagaba casi moribundo por las calles de su ciudad, con la esperanza de encontrar alguna carta, alguien que le hablara o una gran caja fuerte llena de cartas; perdido, sin saber ya que hacer.
El jefe ladrón en un principio dijo que aquellas cartas lo que había que hacer era tirarlas al río o bien quemarlas, pero que desaparecieran de inmediato. Pero el más joven de los ladrones, era el más bueno, y se le ocurrió una gran idea.
Un día, nuestro hombre llegó a casa después de estar buscando toda la tarde, y al abrir el buzón, adivina qué se encontró. Una carta. Los ladrones habían decidido mandarle las cartas tal y como ella se las había mandado, puntualmente, cada quince días. Por riguroso orden. Ahora él resucitaba con la esperanza de revivir aquellos momentos, aquellos momentos en los que quizá un día leería la carta en la que ella diría: “Pronto estaré allí”.

Avatar de Usuario
*Itza*
fitipaldi reconocido
fitipaldi reconocido
Mensajes: 121
Registrado: 18 Dic 2004, 01:32
Ubicación: En un lugar kualkiera, en una sekundaria karretera provincial...
Contactar:

Mensajepor *Itza* » 25 Dic 2004, 14:54

Sencillamente inkreíble, RociMadalenas, me kito el sombrero. Ke grande Ismael. No dejéis abandonada esta página xk es una pasada. A ver si m animo y eskribo algo
"Tan lejano... Tan lejano komo la primera mujer kuando tienes 11 años, komo el reumatismo kuando tienes 20, komo la muerte kuando sólo era ayer..."

Avatar de Usuario
Buscador
Mensajes: 23
Registrado: 31 Oct 2004, 15:53
Ubicación: Crevillent
Contactar:

EL BUFÓN

Mensajepor Buscador » 09 Ene 2005, 15:05

Hola a todos, ya hacia mucho que no colgaba nada por aquí,este es de mi cosecha y espero que os guste,AHHH¡¡¡¡ y no dejeis que esta pg muera.



EL BUFÓN :

Cuenta la leyenda, que en un lejano palacio de oriente , vivían un rey ,su hija la princesa y toda su corte.

Cierto día sin saber ni como ni porque , la joven princesa dejó de sonreír y cayó en el abismal precipicio de la pena.
El rey muy preocupado por lo sucedido mandó a sus jinetes para que trajeran a todos los brujos , hechiceros, alquimistas o médicos que viviesen en todo su reino; también dio el bando de que aquella persona que arrancase una sonrisa a la princesa seria recompensado con una montaña de oro.
Rápidamente se corrió la voz por todo el reino e incluso por otros reinos no cercanos de la suculenta recompensa ofrecida.
Así pues comenzó para algunos una larga peregrinación hacia aquel lejano palacio de oriente.

Pronto empezaron a agolparse las multitudes en las puertas de la gran muralla esperando el momento de su audiencia ante la joven princesa.,
Uno a uno fueron pasando todos, enanos saltarines tragafuegos ,magos,,circenses , pero ninguno pudo conseguir su propósito.
Los brujos , alquimistas y demás dieron toda clase de brebajes , pócimas y hechizos conocidos para matar a la pena pero tampoco lo consiguieron .

Cuando ya no quedaba nadie y la esperanza del rey estaba perdida... apareció por allí un pequeño Bufón, su aspecto era horrible , tenia una gran joroba que apenas le dejaba mirar al frente, uno de sus ojos estaba caído, su boca deforme y sus ropas estaban mugrientas y harapientas , pero había algo en el que llamaba la atención, eran sus cascabeles que brillaban tanto como una estrella en una noche de verano, les sacaba brillo constantemente ...pues era todo cuanto poseía.

Los guardianes al ver su lamentable aspecto le impidieron la entrada en el castillo, uno de ellos avisó al rey de que todavía quedaba alguien que quería probar suerte , pero que su aspecto no era recomendable .

El rey mando que lo lavaran y que lo llevasen ante la princesa , los guardianes lo apresaron y lo arrojaron a un abrevadero donde saciaba la sed el ganado mientras estos se mofaban de él, más tarde cumplieron las ordenes de su majestad.

Cuando el Bufón estuvo ante la princesa la miró fijamente a los ojos y comenzó su espectáculo ,este empezó a dar saltos , piruetas , a correr de un lado a otro e incluso se atrevió a cantar una canción que apenas se le entendía ya que su boca era deforme.

Sin saber ni como ni por que la princesa empezó a sonreír y esa sonrisa acabó en carcajadas ,la alegría de la princesa pronto se hizo de notar en el reino y consiguió así vencer a la pena.
El rey muy contento recompensó al Bufón y lo enterró en una montaña de oro, pero este no lo acepto , el solo quería escuchar otra vez la risa de la joven princesa.

--- Esta bien, dijo el rey . a partir de hoy serás el bufón de la corte y actuaras para la princesa siempre que ella lo exija.

Aposentaron al bufón el las cuadras de palacio, y actuaba todas las tardes para la princesa, este la sorprendía cada día con algo nuevo que la hacia estallar de risa.

Así pasaron los meses y los años, hasta que una noche después su función el Bufón se dio cuenta de que estaba enamorado de la joven princesa y decidió ir a declararle su amor. El jamás había pasado del gran salón así que comenzó a caminar por el palacio con el animo de encontrar los aposentos de su amada, subió y bajó cientos de escaleras recorrió infinidad de largos pasillos hasta que por fin llego a un pasillo donde se suponía que estaban los aposentos reales.
Al fondo del pasillo pudo apreciar la silueta de una persona , este pensando que podía ser un guardián se escondió y permaneció inmóvil un buen rato, luego asomó un poquito la cabeza y vio que ya no había nadie, así que se incorporo y siguió su camino , cuando apenas había caminado unos pocos pasos volvió a ver esa silueta , ya no tenía donde esconderse así que decidió seguir y preguntarle por la habitación de la princesa.

La tensión era cada vez más fuerte ya que aquella persona se dirigía hacia el , conforme se iba acercando el Bufón pudo ver el lamentable estado en el que se encontraba aquel personaje ,tenía una gran joroba , un ojo caído y la boca deforme y de sus ropajes colgaban unos cascabeles que brillaban tanto como los suyos, el Bufón sintió mucha pena por aquella persona.
Por fin se plantó cara a cara con el y el bufón le extendió la mano cuando algo terrible sucedió, no había nadie en el pasillo y el personaje tan lamentable por el que el había sentido pena no era otro que el mismo reflejado en un gran espejo.
Jamás se había mirado en un espejo, al ver su aspecto pensó que la princesa no lo podría querer nunca, ahora entendía por que se reía con tan solo verlo, sintió un gran dolor en el corazón y sin más cayó de espaldas quedando inmóvil frente al espejo.

A la mañana siguiente la joven princesa fue la primera en despertarse y se apresuro en ir a las cuadras a ver a su bufón , cuando llegó pudo apreciar que este no estaba y decidió esperarlo.
Al ver que este no regresaba ordenó a sus doncellas y guardianes que lo buscasen por todo el palacio , tras unas cuantas horas de búsqueda una de las doncellas gritó todos acudieron en su búsqueda y cuando llegaron encontraron al Bufón en el mismo lugar donde cayó durante la noche.
La princesa al verlo respiro y sonrió , pues pensaba que estaba actuando para ella.
--- Levántate Bufón , hoy quiero que me enseñes a dar piruetas.
El Bufón permanecía inmóvil en el suelo.
--Te he dicho que te levantes , es una orden.
El medico allí presente dijo a la princesa... Majestad , su bufón ya no saltará más para Vos.
--Porque , respondió .
-Por que a su bufón se le ha partido el corazón.
La princesa con los ahogados en un mar de lagrimas dio la orden de que jamás entraría palacio ninguna persona o animal que tuviese corazón .

Cuenta la leyenda de que todavía hoy se conservan en las ruinas de aquel lejano palacio de oriente, cripta donde yacen la princesa y su mas fiel compañero...el bufón.
[/quote]
Dicen que el amor tiene 4000 puertas y que sólo una de ellas esta abierta en la plaza del querer, y que los amantes han roto las farolas para poderse querer bien.

Avatar de Usuario
Buscador
Mensajes: 23
Registrado: 31 Oct 2004, 15:53
Ubicación: Crevillent
Contactar:

Mensajepor Buscador » 05 Feb 2005, 01:51

Hola a todos , queria deciros que estoy un poco dolido por que nadie cuelga cuentos ya, me da rabia encender el pc para ver si alguien se anima... pero siempre hay lo mismo. y veo que el cuentacuentos se pierde cada dia mas en el fondo de la pg de poetas de mierda de manos vacias

Estoy seguro que hay alguien que sabe cuentos por aqui, no dejeis morir esta pg tan bonita :cry: un saludo


El ratón y la ratonera

Un ratón, mirando por un agujero en la pared, ve a un granjero y a su esposa abriendo un paquete...
Pensó, luego, qué tipo de comida podía haber allí...
Y quedó aterrorizado cuando descubrió que era una ratonera.

Fue corriendo al patio de la granja a advertir a todos:
"Hay una ratonera en la casa, una ratonera en la casa!!!!!".

La gallina, que estaba cacareando y escarbando, levantó la cabeza y dijo:
"Discúlpeme Sr. Ratón, yo entiendo que es un gran problema para usted, pero a mí no me perjudica en nada, no me incomoda."

El ratón fue hasta el cordero y le dijo:
"Hay una ratonera en la casa, una ratonera!!!!!"

"Discúlpeme Sr. Ratón, pero no hay nada que yo pueda hacer, sólo orar.
Quédese tranquilo, señor, será recordado en mis oraciones."

El ratón se dirigió entonces a la vaca.

"El qué, Sr. Ratón?? Una ratonera??
Pero acaso, estoy en peligro?? Pienso que no!!".

Entonces el ratón volvió para la casa, cabizbajo y abatido, para encarar a la ratonera del granjero.

Aquella noche, se oyó un gran barullo, como el de una ratonera atrapando su víctima.
La mujer del granjero corrió para ver lo que había atrapado.
En la oscuridad, ella no vio que la ratonera atrapó la cola de una cobra venenosa...
Y la cobra picó a la mujer.

El granjero la llevó inmediatamente al hospital. Ella volvió con fiebre.

Todo el mundo sabe que, para alimentar a alguien con fiebre, nada mejor que una sopa.

El granjero agarró su cuchillo y fue a buscar el ingrediente principal: la gallina.

Como la enfermedad de la mujer continuaba, los amigos y vecinos fueron a visitarla.
Para alimentarlos, el granjero mató al cordero.
La mujer no mejoró y acabó muriendo.
Mucha gente fue al funeral.
El granjero, entonces, sacrificó la vaca para alimentar a todo el pueblo.

La próxima vez que usted oiga decir que alguien está delante de un problema y crea que el problema no le merece atención, acuérdese que, cuando hay una ratonera en la casa, toda la hacienda corre riesgo.
Dicen que el amor tiene 4000 puertas y que sólo una de ellas esta abierta en la plaza del querer, y que los amantes han roto las farolas para poderse querer bien.

DELETED

Mensajepor DELETED » 06 Feb 2005, 15:13

DELETED

Avatar de Usuario
Tunguska
fitipaldis.com #1
fitipaldis.com #1
Mensajes: 4208
Registrado: 29 Ene 2005, 12:54
Ubicación: Zaragoza
Contactar:

Padre e hijo

Mensajepor Tunguska » 08 Feb 2005, 12:39

Un hombre vino a casa tarde del trabajo, cansado e irritado, y
encontró a su hijo de 10 años esperándole en la puerta.
Papá, puedo hacerte una pregunta?"
Sí, cuál es?" contestó el hombre.
Papá, cuánto ganas en una hora?"
Eso no es asunto tuyo. Por qué preguntas eso?" - Dijo el
hombre enojado.
Sólo quiero saberlo. Por favor dime, cuánto ganas en
una hora?" repitió el pequeño.
Si quieres saberlo, en una hora gano 20 euros."
"Oh," - contestó el pequeño, cabizbajo. Volviendo a
mirarlo, dijo "Papá, puedo pedirte prestados 10 euros?"
El padre se puso furioso, - "Si la única razón por la que
me has preguntado eso es para poder pedirme prestado dinero para
comprar un juguete tonto o alguna otra cosa sin sentido, entonces vete
directamente a tu cuarto y acuéstate. Piensa sobre por qué estás siendo tan egoísta. Yo trabajo muy duro muchas horas todos los días, y
no tengo tiempo para estas tonterías infantiles."

El chico fue calladamente a su cuarto y cerró la puerta. El hombre
se sentó y empezó a ponerse aun más enfadado pensando en la
pregunta del muchacho. Cómo se atreve a preguntar cosas así sólo para conseguir algún dinero?
Después de aproximadamente una hora o así, el hombre se había
tranquilizado, y empezó a pensar que quizás había sido un poco
duro con su hijo. Quizás había algo que realmente necesitara comprar
con los 10 euros. y realmente no pedía dinero muy a menudo.
El hombre fue a la puerta del cuarto del muchacho y abrió la puerta.
"Estás dormido, hijo?" - Preguntó.
"No papá, estoy despierto," contestó el muchacho.
"He estado pensando, quizá haya sido demasiado duro contigo
antes," dijo el hombre, - "Ha sido un día largo y he pagado mi
agresividad contigo. Aquí están los 10 euros que me pediste."
El pequeño se sentó y sonrió. - "Oh, gracias papá!" gritó. Entonces, buscando bajo su almohada sacó algunas monedas. El hombre, viendo que el muchacho ya tenía dinero, empezó a ponerse enfadado de nuevo. El pequeño contó despacio su dinero, entonces miró a su padre.
"Por qué pides más dinero si ya tienes"? - refunfuñó el padre.
"Porque no tenía bastante, pero ahora sí" - contestó.
"Papá, ahora ya tengo 20 euros. Puedo comprar una hora de tu tiempo? Por favor ven a casa temprano mañana. Me gustaría cenar contigo."


Comparte el valor de 20 euros en tiempo con alguien a quien quieres. No
debemos permitir que se nos escurra el tiempo de entre los dedos sin
haber dedicado algo del mismo a aquellos a quien realmente apreciamos.
http://spaces.msn.com/members/tunguskaspain

"Mira, hoy pondremos unos anzuelos, a ver si pica la felicidad." Manilo Kondomanolio Mandolakas

"Libertad, me veo obligado a perseguirte." Pepe Grillo

Avatar de Usuario
Buscador
Mensajes: 23
Registrado: 31 Oct 2004, 15:53
Ubicación: Crevillent
Contactar:

UN NIÑO EN EL COLEGIO

Mensajepor Buscador » 27 Feb 2005, 17:27

Una vez un niño fue a la escuela y era bien pequeño. Y la escuela era bien grande, pero cuando el niño vio que podía ir a su clase directamente desde la puerta de afuera, él se sintió feliz y la escuela no le parecía tan grande, así. Una mañana, cuando él hacía poco que estaba en la escuela, la maestra dijo: -"Hoy vamos a hacer un dibujo". "Bien", pensó él. Y a él le gustaba dibujar. Y podía hacer todas las cosas, leones, tigres gallinas y vacas, trenes y barcos y tomó su caja de lápices y comenzó a dibujar. Pero la maestra dijo: "¡Esperen! no es hora de comenzar". Y él esperó hasta que todos estuvieran prontos.
-"Ahora- dijo la maestra- vamos a dibujar flores". "Bueno". -pensó el niño, y a él le gustaba dibujar flores. Y comenzó a hacer bonitas flores, con lápiz rojo, naranja, azul. Pero la maestra dijo: "¡Esperen, yo les mostraré cómo se hacen!". Así -dijo la maestra-. Y era una flor roja con tallo verde. "Ahora sí", dijo la maestra. "Ahora pueden comenzar". El niño miró la flor de la maestra y luego la suya, y a él le gustaba más su flor que la de la maestra. Y no reveló esto. Simplemente guardó su papel e hizo una flor como la de la maestra, roja con el tallo verde.
Otro día, cuando el niño abrió la puerta de afuera, la maestra dijo: -"Hoy vamos a trabajar con plastilina". "Bien" -pensó él, y podía hacer todo tipo de cosas con plastilina: víboras, muñecos de nieve, elefantes de rabitos, autos y camiones. Comenzó a apretar y amasar la bola de plastilina.
Pero la maestra dijo:- "¡Esperen, no es hora de comenzar!" Y él, esperó hasta que todos estuvieran prontos. "Ahora -dijo la maestra- nosotros vamos a hacer una víbora". "Bien", pensó el niño. A él le gustaba hacer víboras. Y comenzó a hacer unas de diferentes tamaños y formas. Pero la maestra dijo: "¡Esperen, yo les mostraré como hacer una víbora larga!". Ahora pueden comenzar. El niño miró la víbora de la maestra, entonces miró la suya, y a él le gustaba más la suya que la de la maestra, pero no reveló esto. Simplemente amasó la plastilina en una gran bola, e hizo una gran víbora como la de la maestra, que era una víbora larga.
Así, y luego, el niño aprendió a esperar, y a observar y a hacer las cosas como las de la maestra. Y luego él no hacía las cosa por sí mismo. Sucedió que el niño y su familia se mudaron a otra casa, en otra ciudad, y el niño tuvo que ir a otra escuela. Esa escuela era mucho más grande que la primera, tenía puerta afuera, pero para llegar a su salón, el niño tenía que subir unos escalones y seguir por un corredor largo.
Y justamente el primer día que él estaba allí, la maestra dijo:- "Hoy vamos a hacer un dibujo". Bien, pensó el niño, y esperó que la maestra le dijera qué hacer. Pero ella no dijo nada, apenas andaba por el salón. Cuando se acercó al niño, ella dijo:"-¿Tú no quieres dibujar?". -"Sí" -dijo el niño- "pero ¿qué vamos a hacer?". -"Yo no sé hasta que tú no lo hagas"- dijo la maestra.-"¿Cómo lo haré?"- preguntó el niño. -"¿Por qué?"- dijo la maestra -"De la manera que quieras"-. -"¿Y de cualquier color?"- preguntó él.-"De cualquier color"- dijo la maestra; -"si todos usasen los mismos colores e hicieran los mismos dibujos, ¿cómo se podría saber quién hizo que y cual sería de quien? -"Yo no se",- dijo el niño ,y comenzó a hacer una flor roja con el tallo verde.
Dicen que el amor tiene 4000 puertas y que sólo una de ellas esta abierta en la plaza del querer, y que los amantes han roto las farolas para poderse querer bien.

Avatar de Usuario
Mo
fitipaldi .com #1
fitipaldi .com #1
Mensajes: 1432
Registrado: 09 Sep 2003, 17:07
Ubicación: LoS MaDRiLeS

Mensajepor Mo » 06 Mar 2005, 19:38

Antes de nada: Buscador, a ver si te contesto al mail que se me había ido la pinza :oops:
Ayer estuve en un cuentacuentos y nos contaron este que dejo aquí abajo.

PRiMeRa eDiCióN

Ella estaba esperando en la explanada junto a la alameda. Pasaba ya media hora de las doce, que era la hora a la que siempre quedaban. Jugó con todas las ramitas, miro miles de veces el reloj, se arrancó los pellejillos de las uñas, se crujió los dedos... pero no lograba que la sensación de intranquilidad, que hacia días que la embargaba, la dejara tranquila.
Él llevaba unas semanas bastante extraño; cuando quedaban, siempre llegaba tarde y con excusas que sonaban demasiado tontas, ya no estaba cariñoso ni se desvivía tanto por ella, ya no tenia esos detalles que hacían que sus mejillas se sonrojaran cada vez que los recordaba... en su fuero interno, ella se esperaba lo peor.

Apareció cerca de la una y diciendo que a quién se le ocurría quedar a las doce de la mañana, que eso le partía toda la mañana en dos y ella, en un susurro que parecía que solo se lo quería contar al viento, le dijo que era él quien decía de verse a esa hora y en ese lugar.
Pasearon por el camino que solían recorrer y ella no aguantó más; le miró y le dijo:
- Estás cambiado; ya no eres la misma persona de la cual yo me enamoré. El corazón no se puede controlar, si yo ya no te gusto, dímelo, que no pasa nada, pero no nos tengas aquí a los dos haciendo el tonto.
La miró muy serio y le contestó:
- Que no mujer, que yo te quiero igual que desde el día en que te vi, pero...
“ Ya está” pensó ella “ hay un pero y un pero siempre significa algo. Es de esas palabras que hay que tener en cuenta cada vez que son pronunciadas”. Intentó sacarle el significado de ese “ pero”, pero él iba, venía, divagaba... no había manera de que le contestara, hasta que al final le dijo:
- Bueno, está bien, ese pero lo he dicho por mi trabajo, que me tiene muy absorbido y ahora tenemos muchos problemas.
- No me mientas, te conozco desde hace mucho tiempo y sé que ahora, estáis en un momento magnífico.
- ¡ Está bien!, ¡ está bien!, te diré la verdad. Hay otra mujer y... esa mujer es tu hermana.
- ¿ Mi hermana?... ¿ qué tiene ella que no tenga yo?.
- Si yo te quiero pero tu hermana es como la versión mejorada de la primera edición.
- No te entiendo.
- Si mujer verás, las primeras ediciones tienen erratas, fallos de tipografía... y las segundas ediciones son versiones mejoradas y arregladas y tu hermana es tú segunda edición; es más delgada, tiene los pechos más perfectos, un poquito más bajita y con un número de pie menor... se acerca más al ideal que yo tengo de mujer.
- Esta bien, como tú quieras. Solo te pido una cosa.
- ¿ Qué?.
- Vernos esta noche por última vez, en tú casa y así te demostraré que no todo es portada y contra portada.
- Emmm.. bueno, vale, nos vemos esta noche pues.

La estuvo esperando prácticamente toda la noche y cuando parecía que no iba a llegar, sonó el timbre. Se acercó a la puerta y la abrió. Ella entró, le invitó a sentarse y se desabrochó los ojales, se bajó la cremallera y se quedó desnuda debajo de la luz como si esta fuera una ducha.
- ¿ Ves? Tengo pelos en las piernas, un pecho más pequeño que otro, por aquí no soy tan suave, estoy llena de pecas y lunares, aquí tengo una cicatriz de cuando me extirparon el apéndice.... soy, como tu dices, una primera edición, con sus defectos y sus virtudes. Sin embargo, las segundas ediciones son perfectas, pero es que lo perfecto es taaaaaaaan aburrido. Si todo fuera perfecto, en este mundo no existirían las sorpresas.
Él estaba pálido, observando cada milímetro de su piel... jamás la había visto tan hermosa.
- ¡ Ahora entiendo lo que me quieres decir! ¡ Ahora estoy seguro de que quiero leerte!. No podría vivir sin perderme entre los misterios de tu cuerpo, sin leer cada uno de tus lunares, sin aprenderme la fórmula geométrica de la cicatriz de tu apéndice... yo...ya estoy seguro... quiero leerte.
- ¡ Descatalogada!. Me iré en busca de un bibliófilo que admire y valore el valor de las primeras ediciones.

Besicos pa tos!!!!
a VeCeS áNGeL, a VeCeS DeMoNio... PeRo SieMPRe Yo

"eLLa eSTá SoLa eN eL HoRiZoNTe.
CaMiNo DieZ PaSoS Y eL HoRiZoNTe Se CoRRe DieZ PaSoS MáS aLLá.
¿PaRa Qué SiRVe La uToPía?.
PaRa eSo SiRVe: PaRa CaMiNaR."


Volver a “Poeta de mierda, de manos vacías”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados