Una mirada a lo que veo

Avatar de Usuario
dejedi-M
fitipaldis.com #1
fitipaldis.com #1
Mensajes: 12708
Registrado: 18 Dic 2004, 17:04
Contactar:

Mensajepor dejedi-M » 21 Mar 2007, 17:28

LA CRÓNICA DE LAS SENSACIONES.
Viaje a Collioure, Carcassonne y Narbonne; 19 y 20 de marzo de 2007.

La aparente indiferencia. Los nervios, corroyendo por dentro, revoloteando entre las venas, palpitando en la sien, en la muñeca, revolviendo las tripas, haciéndose notar. La tranquilidad externa; y el aroma de la madrugada. Dormitar, de un lado para otro, sin moverse y en realidad tan lejos estando.
El despertador. Las cinco. Ejercer de autómata, con algo de prisa. Las caras de pequeñas personas desamparadas, desparramadas, con sueño, pero felices, esperando. Una melodía recorriéndote los huesos, las venas y las entrañas como un sentimiento que late más y más y te arropa. La no-despedida. Y ya en el autobús que ha de llevarte a tu destino, la irremediable sensación de haber vivido ya algo así.
Tras las primeras risas -carcajadas que llenan el vacío de marchar-, mirar por la ventana. Y ver amanecer. Y ver amanecer durante mucho rato. Dormitar más, y poco más.
Primera parada y un desayuno que te espera. Más nervios, más preguntas, más ensayos y media hora de descanso. Y esa sensación. Zumo de naranja, madalena de chocolate, y un poco de bocadillo, preparado con amor y sueño.
Segunda parada y ya hemos llegado. El frío calándose hasta los huesos y las caras sonrientes. Mirar alrededor y descubrir el paisaje, nuevo, esperando, esperándote. Nuevas vidas, nueva cultura, nuevas personas que miran intrigadas, y el mismo mar pero irreconocible, casi nuevo también.
Recorrer calles desconocidas en busca de algo que no sabes bien qué es, pero te llama. Y encontrarlo frente a la tumba de un (des)conocido. Dedicarle unas palabras que podían ser mejores, pero no por ello menos buenas, y sonreír al ver que lo peor ya ha pasado.
"[...]
El arma de la pluma es grande y, bien evocada, como sólo saben hacer los maestros, y como supiste hacer, Machado, la palabra es poderosa. Nos hallamos reunidos jóvenes de aquella España a la que tú escribías; jóvenes que aún hoy nos emocionamos al leer lo que tú sabiamente nos mostraste, que aún hoy sentimos lo que tú sentías y que sólo podemos admirar desde aquí abajo la grandeza de tus palabras.
Fuiste un genio no solo de la literatura sino también de la vida [...]"
Pasear entre tumbas, reflexionando sobre la vida y sobre la muerte, sobre ti. Ir acompañada. Olvidarte de todo, de todos, del mundo. No preocuparte si te pierdes o si no. Captar instantes únicos que no volverán jamás y respirar libertad entrando fría por los pulmones, recorriéndote como un escalofrío...
Visitar lugares que nunca habrías podido imaginar, sentirte turista en un lugar tan cercano y lejano al mismo tiempo.

Y, por fin, llegar al que interiormente presentías sería tu favorito. El frío y la lluvia paseando entre los poros de tu piel, infiltrándose en lo más profundo de tu ser. La sensación de querer cerrar los ojos y volar; de sentir a flor de piel; de soñar; de respirar la fina capa de lluvia y dejar de ser; de introducirte dentro de un cuento de hadas, de princesas, de dragones, dentro de un castillo encantado, en un lugar donde el tiempo no ha pasado y guerra, crueldad o dolor son palabras inconcebibles. El miedo infantil a encontrarte un dragón a la vuelta de la esquina, a que te rapte un caballero errante o el rey te mande entrerrejar. Correr sin ver nada ante ti, refugiarte y reír porque sí. Sentirse a salvo.
La emoción de una tibia nevada desde el calor del hogar del albergue. La renovada emoción de no dormir, de la compañía y presencia de gente extraña, del exterior del hogar a horas insospechadas. Pasear de noche, levantar la vista e imaginar la Luna allá, tan alta, riéndose de tu ingenuidad. ¿Cuántas historias habrán escuchado las gruesas murallas? ¿De cuántos cuentos podrían hablarte? Y esa voz contándote al oído historias de otros mundos... ¡Cuántas vidas entrelazadas -algunas anudadas-, con hilos casi tan visibles como los copos de nieve que se deslizan suavemente aterrizando con levedad en el barro antes de decir adiós a ese pueblo de cuento!

Fingida pereza y de nuevo llegan las ocho; la mañana ha traído consigo las ganas de regresar pero todavía el ansia de conocer mundo gana esa batalla interior. Desayuno rápido y ahora, corre, ¿no lo ves?, las calles ya están puestas... ven conmigo a jugar a ser princesa, este cuento hoy es para ti.
Recoger pedacitos de magia que regalar... reír, saltar, soñar, imaginar, crear, inspirar, respirar libertad y volar...
¿Después? Sentir el tiempo escapar, rodar por las yemas de los dedos hacia el mar... Pisar el suelo que hace veinte siglos otras vidas ya pisaban, sentirte empequeñecer y como un soplo de aire fresco, como un vestigio de magia, colarte debajo de las mantas para seguir soñando con tu futuro regreso al cuento de hadas.

(21.03.07)
"Quien quiera nacer, tiene que destruir un mundo..." (H.Hesse)

Layma
fitipaldi .com #1
fitipaldi .com #1
Mensajes: 2426
Registrado: 13 Dic 2003, 23:34
Ubicación: Sevilla

Mensajepor Layma » 19 Abr 2007, 11:07

Me estallaba la cabeza. No sé si de tanto darle vueltas al tema o de no haber dormido en toda la noche... Luego no lo había soñado.
Echo en falta tantas cosas, que el sufrimiento se afina transformándose casi en algo placentero, adormecido por mi propia desdicha. Igual que mi niño cuando juega mientras llora y se queda dormido entre lágrimas. Y luego traigo los papeles escritos de su mano y los leo una y otra vez para saberlos de memoria, y vuelvo a llorar detrás del cristal de mi ventana. Estaba muerto, y yo había sobrevivido para ver su cadáver por más que intenté caer antes que él con la intención del olvido.
Ese anillo... "no te lo doy para que lo mires y te acuerdes de mi, si no para que lo mires cada vez que me recuerdes".
"Nació con el don de la risa y con la intuición de que el mundo estaba loco. Y ese fue todo su patrimonio..."

*Somos lo que decimos...*

Layma
fitipaldi .com #1
fitipaldi .com #1
Mensajes: 2426
Registrado: 13 Dic 2003, 23:34
Ubicación: Sevilla

Mensajepor Layma » 30 Abr 2007, 19:07

Sé que pierdo el tiempo. Que lo pierdo en todos los sentidos... En breve tendré un consejo y varios asesoramientos: antes me habrían parecido trascendentales. Debería preparar mi opinión, o revestirla de argumentos, porque se opone a la del resto de consejeros. No sé porque me explico el pasado y sé cómo explicarlo a los demás. Sin embargo, el presente no consigo entenderlo...
Y a pesar de ello, sé que lo que diga no servirá para nada. ¿Será creído al menos? ¿O me será útil a mi para comprobar que sucedió, o para acompañarme ahora que voy quedándome más sola, ahora que venteo como un perro el fracaso? Me fundo como una sombra entre otras sombras. Sé que esto que hago lo hago para que no acabe mi aventura. Pero también sé que mi aventura se ha acabado.
"Nació con el don de la risa y con la intuición de que el mundo estaba loco. Y ese fue todo su patrimonio..."



*Somos lo que decimos...*

Layma
fitipaldi .com #1
fitipaldi .com #1
Mensajes: 2426
Registrado: 13 Dic 2003, 23:34
Ubicación: Sevilla

Mensajepor Layma » 02 May 2007, 03:12

El que quiera entender que entienda... Te quiero mucho, y te echo de menos. Gracias, aunque ni yo misma sepa porqué, supongo que porque un día que me hacía mucha falta un tal Octubre colgó dos poemas que me sacaron una sonrisa :)

-Si pudiéramos dejar que nos relataran una misma realidad desde diferentes puntos de vista de modo que los hechos se superpongan, amplíen, nieguen o aclaren... no tardaríamos en sacarnos los ojos XDD. Aunque esto es lo que hace Sampedro en Octubre, Octubre, y es lo que no dejamos de perseguir, ¿no crees?. Conocimiento, verdad, razonar y razonar para buscar los porqués, nos dejamos los sesos investigando, debatiendo y creemos que así estaremos más preparados ante la vida, que nos conoceremos más como seres humanos, que podremos predecirnos y anticiparnos a nuestras propias reacciones porque seremos más "conscientes" de la vida, nos elevamos por encima de los que nos rodean desechando, y a veces despreciando, su modo de vivir en la superficie... Pero ¿sabes qué? Que un día soleado de octubre suena el despertador y te sientes muy cansada, lo apagas y das una vuelta en la cama, de pronto un dolor agudo te quema en el fondo del estómago, algo falla, estás cayendo hacia un pozo del que nunca oiste hablar y eso da miedo... Cuando la vida quiere golpear, lo hace a saco, no le importa cuánto hayas debatido sobre ella ni el modo de vivirla, ni le importa si te quedas con la cabeza escondida debajo de la almohada o te levantas y te pones tus pinturas de guerra y sales un día más a fingir que "no pasa nada". Cuando el dolor llega y golpea tu sien, martilleando, de nada vale haber pasado horas delante de una cerveza sacando nuevas conclusiones acerca de la forma de amar de dos "amados", porque te vacía a patadas, te deja seca y hueca... Indefensa. Y te vuelves estúpida, muy estúpida, y propicias aquello de lo que tanto has renegado: dejas de sentir. Cuánta teoría no solté por la boca afirmando que prefería las quemaduras y las patadas, las bofetadas y los insultos, pero sentir, sentirme viva... No puede soportarlo, me anestesié con mis propias lágrimas, dejé de Ser para no tener que sentir. Pero, ¿sabes algo mejor? La vida no deja de ser circular, mira tú qué ironía, y aqui me tienes de nuevo en el punto de partida. Divagando, debatiendo, razonando, buscando verdades, intentando conocerme para predecirme y anticiparme a mis reacciones futuras, para ser más "consciente" de mi vida y de la vida de los que me rodean, para volver a elevarme y desechar, a veces incluso despreciar, a todos los que se quedan en la superficie... Algunos lo llaman pasar una mala racha, pero no se pasa, siempre está por volver... Volver, volver, volver, qué recurrente ha sido siempre Gardel y su Tango.-
"Nació con el don de la risa y con la intuición de que el mundo estaba loco. Y ese fue todo su patrimonio..."



*Somos lo que decimos...*

Layma
fitipaldi .com #1
fitipaldi .com #1
Mensajes: 2426
Registrado: 13 Dic 2003, 23:34
Ubicación: Sevilla

Mensajepor Layma » 19 May 2007, 20:10

Como diría Aïda... ¿esto es spam? :roll:

- Al terminar las pruebas, después de tomar el aire necesario para sobrevivir, nos fuimos en grupo a Triana. Se trataba de cenar de tapeo, de tomar unas copas, de celebrar las victorias personales. La de Sergio, la mía... Sonia, a pesar de tener buena prensa, no tocó pelo. Me alegré, qué le vamos a hacer.
Acaso para consolarla, todos le brindaban su copa para que bebiera. Ella retiraba sus labios con el fin de que la obligasen... A mi ne estaba sentando mal el vino. Sergio lo notó y me dio una palmada en la espalda. Tenía ojos de risa. Alargó el brazo izquierdo y apretó mi cuello con él hasta impedirme respirar. Entonces tuve un presentimiento de lo que es la felicidad. Lo instantána que es, lo súbita que es... Y también comprobé que no es alegre.
No es agradable la sensación de haberla vivido, de haber escuchado las mismas proposiciones, de descubrirse dentro de los mismos presentimientos... No, no es agradable esta sensación de empezar otra vez. Cuando el avión sobrepasa una zona de turbulencias, lo que ansía de todo corazón es descansar, no introducirse, como si nada se hubiera superado, en otra zona de tormentas...-
"Nació con el don de la risa y con la intuición de que el mundo estaba loco. Y ese fue todo su patrimonio..."



*Somos lo que decimos...*

Avatar de Usuario
wicker_heart...^^
fitipaldi implicado
fitipaldi implicado
Mensajes: 388
Registrado: 12 Jun 2007, 16:53
Ubicación: alla donde se cruzan los caminos...
Contactar:

Mensajepor wicker_heart...^^ » 06 Sep 2007, 16:01

Último día... despedida en el aeropuerto, atrás queda un mes en irlanda todos juntos (otra vez) y de repente busco tu mirada en un abrazo... y la veo perdida, serio y muy muy fria (casi como las nubes negras del primer día q llegamos). "¿Qué te pasa?" te pregunto estúpidamente, tú me contestas q nada q solo es q me vas a echar de menos y que sientes que lo nuestro no haya salido bien "no te preocupes no te guardo rencor" contesto y te sonrio. Salimos fuera nuestras familias esperandonos te veo con tus padres y te voy adecir el último adiós y me fijo en lo extrañas que son las despedidas en los aeropuertos, hemos estado juntos estudiando un mes y no sabemos que podemos decirnos y cuando regresemos a casa vamos a volver a ir con nuestros amigos de siempre...echandonos de menos en silencio y con la misma mirada perdidas tenías tú, las despedidas son extrañas porque luego tus padres te preguntaron que quien era yo y tú no supiste que contestar porque ¿ que somos ahora? da igual el verano a pasado y me repites que me quieres pero es que el verano ya a pasado y como las despedidas son extrañas en el aeropuerto no me di cuenta de que nada volveria aser igual ese fue el final de nuestro viaje... de nuestro viaje, ¡¡¡te quiero!!!! pero es que las despedidas son tristes y yo no supe que decirte y tu no supiste q contestar...te sigo echando de menos a pesar de que el aeropuerto ya paso.
Imagen

Como Quieres Que siGa tu caminO si yO a contrasentiDo me sientO mejOr!! ^^

http://www.fotolog.com/wickerheart_yeah/

Layma
fitipaldi .com #1
fitipaldi .com #1
Mensajes: 2426
Registrado: 13 Dic 2003, 23:34
Ubicación: Sevilla

Mensajepor Layma » 14 Sep 2007, 02:28

Deberías de saberlo, los dos sabemos que deberías de saberlo. ¿Porqué todo es así de complicado?

Dicen que el dolor es el precio que se paga por avivar el calor del corazón. Puede que sea verdad, pero hay precios demasiado altos. Tanto, que no me consolaba el pensar que cada uno recibe el dolor que es capaz de aguantar. Yo estaba aplastada por el mío, implorando clemencia, en el mismísimo confín de la muerte, no obstante ella no tiraba de mi. ¿Cuál era pues el motivo de todo esto? ¿Abatir mi cuerpo y mi alma a la vez? Darme de beber, hacer que confiara, para quitarme el jarro en mitad de un buche...
Una voz me repetía que me escudara tras una perpectiva más amplia y más alta; que aguardara la nueva luz: ella me traería una visión más honda de la vida y de mi... Puede que fuera acertado, pero no estaba yo para razonamientos. Yo misma había conocido a cancerosos que, ante la inminencia de la muerte, sacaban una fuerza de si que los hacía radiantes; había experimentado como el dolor es susceptible de convertirse en alegría. Pero no se trataba de mi muerte, sino de la muerte de la mejor parte de mi; pensé que ojalá mi otra parte la siguiera... No valen entrenamientos, no hay ensayos que valgan: nadie puede actuar de pronto como juez imparcial de su condena. Su rechazo, su negativa, su "muro" como siempre lo he llamado, me hizo perder mi propio centro en una mezcla de sublevación, desastre, consternación y odio. Si, de odio también. Porque no temí dejar de ser en absoluto, ni era capaz de buscar el sentido de lo que me ocurría, ni era capaz de darme por mi misma la muerte. Me convertí en una agonizante rezagada y estúpida.

Y me dió por pensar que siempre falta algo, que algo se queda siempre sin hacer en nuestro sentir y en la pasión que nos estremeció. Algo -un último matiz, una caída de un párpado, un beso oportuno- que faltó entonces y falta hoy todavía. Y de ahí viene el cansancio. Porque hay quien quiere lo imposible y hay quien desea lo infinito; pero quizás lo peor sea desear de modo imposible lo posible, o de modo infinito lo finito. Yo he cometido ambos errores sucesivamente, los sigo cometiendo.
Aunque el cansancio mayor proviene de sumar todas las desilusiones que nos engañaron al creer ya olvidadas; de acumular todas las desesperanzas a las que cerramos los ojos para fingir que no existieron; de soportar el mundo sobre nuestros hombros, cuya fragilidad pretendimos desconocer. Es el cansancio de todos los cansancios el que me sobreviene. El de caer en la cuenta que nunca fui la que aspiré a ser, el de haber dejado de intentarlo con los brazos caídos. El cansancio que implica la resignación de cerrar las ventanas a las que se asoma el sueño de una infancia no tan lejana y el impulso ciego que nos mantuvo, para nada, en pie. El cansancio por todos los esfuerzos que hice, y por los que estuvo en mis manos hacer. Y por aquellos a los que me negué. El cansancio de saber de antemano que no hay ningún descanso posible.
"Nació con el don de la risa y con la intuición de que el mundo estaba loco. Y ese fue todo su patrimonio..."



*Somos lo que decimos...*

Avatar de Usuario
BeSo_DeL_iNfIeRnO
fitipaldis.com #1
fitipaldis.com #1
Mensajes: 5579
Registrado: 04 Jul 2004, 15:18
Ubicación: Madriz
Contactar:

Mensajepor BeSo_DeL_iNfIeRnO » 15 Sep 2007, 21:35

Deberías dejar de soñar,le reprocho a mi imagen en el espejo.Deberías dejar de soñar para no tener que contemplar tus sueños en pedazos más tarde.Deberías cuidarte más,llorar menos.
Deberías dejar que llore,deberías dejar de llorar tú.Deberías superarlo,deberías sonreír.

Entonces dejaría de ser yo,le respondo.Y sí,es una lágrima lo que se me desliza por la mejilla.
Mayoi nagara demo ii aruki dashite mou ikkai
(Está bien perderse para comenzar a caminar una vez más)

Layma
fitipaldi .com #1
fitipaldi .com #1
Mensajes: 2426
Registrado: 13 Dic 2003, 23:34
Ubicación: Sevilla

Mensajepor Layma » 16 Oct 2007, 19:06

-Aquello le recordaba a masturbarse con el mango de la ducha. Era divertido y frustrante a la vez. El recuerdo se difuminó entre las tinieblas del abstracto placer que la invadía y que no dejaba espacio en su cabeza para pensamientos tan concretos. Cerró los ojos y regresó al hiperespacio. Estaba rodeada de luz y claridad, envuelta en el sonido relajante de aquella voz que repetía "10,9,8,7...", sentía una sensación muy dulce, que la inundaba, se sentía como un gatito recién nacido, como una bolita de algodón. Estaba a punto de ponerse a ronronear. Gimió. No le importó quien la escuchara. Gimió y en algún momento se le abrió un dique dentro y olas de agua salada surgieron de su interior. Y se convirtió en una reluciente aguamarina y habría podido cegar a cualquiera con sus reflejos de alegría. Hay tantas cosas en la vida, se dijo, tantos intentos vanos - el amor, la amistad, el sexo, el arte para algunos, Dios...- tantos ensayos baldíos, tantas aspiraciones imposibles, tantas cosas que se desean y nunca se consiguen, y sin embargo se sigue en la brecha, se sigue buscando lo que no espera hallarse, porque la búsqueda merece, en si misma, la pena, y compensa seguir intentándolo. Y así fue como nadando hacia ella desde dentro de si misma, surgió resplandeciente, hija de sus ruinas, señora de una isla que no se hayaba en mapas, y es el agua, el agua, el ochenta por ciento de su cuerpo, la que la ha transportado en su flujo, alimentando peces, vomitando naufragios, es el agua, ese inmenso caudal que se le abre entre las piernas, la que ha decidido ahogar lo que nunca fue. -
"Nació con el don de la risa y con la intuición de que el mundo estaba loco. Y ese fue todo su patrimonio..."



*Somos lo que decimos...*

regi

Mensajepor regi » 25 Oct 2007, 23:28

"Hoy va a ser la noche de que te hablé", y con esa frase rondándome la cebeza fuí a por una cerveza a la nevera. Estaba fría y en el momento de sacarla del frigorífico una leve capa de condensación enturbió el cristal de la botella. ¿Por qué?¿Qué tenía aquella noche calurosa de verano para que fuera la noche de que te hablé?¿Por qué hasta entonces todas las noches habían sido la misma sucesión de sensaciones, ruidos y olores?¿Por qué la soledad se había instalado a mi derecha y el abismo a mi izquierda desde hacía unos meses?
Mirando a Venus tube un instante de claridad, una especie de luz iluminó mi cabeza y pude entender por un segundo el hueco de mi alma. Pude ver la espesura y la textura densa de los sentimientos, y el vacío de un corazón que hacía años había perdido la definición de sus líneas. Todo borroso, todo turbio, todo revuelto.
Y ante la inquietud insatisfecha de mi alma, ante la amargura de una vida sin sentido, mirando a la noche, decidí que aquella iba a ser la noche de la que te hablé.
Seguire esperando a que algún día pase algo grande y que la vida no siga siendo una sucesión de días que ya se han ido. Porque si sólo va a ser eso quiero saberlo ya para poder dejar de esperar.

Avatar de Usuario
AIDA_cantasaetas
fitipaldis.com #1
fitipaldis.com #1
Mensajes: 15261
Registrado: 09 Sep 2003, 15:26
Contactar:

Mensajepor AIDA_cantasaetas » 06 Dic 2007, 09:08

No imaginemos la materia infinita, como lo hizo Epicuro; imaginémosla finita. Un número finito de partículas no es susceptible de infinitas transposiciones; en una duración eterna, todos los órdenes y colocaciones posibles ocurrirán un número infinito de veces. Este mundo, con todos sus detalles, hasta los más minúsculos, ha sido elaborado y aniquilado, y será elaborado y aniquilado: infinitamente.

[J.L.Borges, “Prosa completa; volumen I”]



En estos últimos años, la sensación de estar viviendo una y otra vez la misma vida ha sido casi constante. Distintos personajes, papeles ya conocidos. Contextos nuevos, donde interpretar una y mil veces historias de hilo argumental común, con un nudo y desenlace arraigados, invariables. Dentro de un limitado margen de improvisación, pueden cambiar los guiones mediante los que representar ese cuento que aparenta una frescura y originalidad de la que, en verdad, carece. No existen nombres propios, no importa el escenario, las etapas se repiten en una vida cíclica en la que el pasado reaparece indefinidamente.

No obstante, debo reconocer que el Tiempo Circular, responsable de ese Retorno Eterno, me procura experiencia y nuevos recursos para afrontar las situaciones que, una vez, y otra, y otra, hacen acto de presencia. Observo así mi progreso, corrigiendo antiguos errores de los que pude aprender, poniendo en práctica estrategias para seguir adelante y, sobre todo, tropezando una vez más en cada vuelta del bucle, pues así tengo una excusa para seguir avanzando.
El que quiere nacer, tiene que destruir un mundo

Avatar de Usuario
AIDA_cantasaetas
fitipaldis.com #1
fitipaldis.com #1
Mensajes: 15261
Registrado: 09 Sep 2003, 15:26
Contactar:

Mensajepor AIDA_cantasaetas » 06 Dic 2007, 09:20

Domingo por la tarde. El despertador suena por enésima vez desde la hora originaria a la que lo puse al acostarme esta mañana. Los rayos de sol anaranjados que se cuelan por la puerta del lavadero (única fuente de luz natural que hay en mi habitación) me indican que ya es más de mediodía. Una de las pocas cosas que me gusta del invierno es el color que da al cielo, cada día diferente. Divago entre recuerdos de atardeceres varios: en Cap Blanc, en Sant Antoni, Santa Ponsa, Camp de Mar... Hago memoria y me doy cuenta de que no recuerdo ya la última vez que vi ponerse el sol.

La alarma del móvil me hace bajar a la Tierra y, sin que sirva de precedente, me alegro de que el estúpido mecanismo que la hace sonar cada nueve minutos siga haciendo su función, pues si llego a pensar durante unos segundos más probablemente la melancolía se habría apoderado de mí, cosa que intento evitar, siempre, a toda costa.

Me levanto, arrugando la nariz, porque mi piel huele todavía a humo. Aún llevo los pendientes y el pañuelo. Abro los ojos y pestañeo rápido, deseando haberme acordado, al menos, de quitarme las lentillas. A continuación, me pregunto qué inquietante forma habrán tomado esta vez los restos de rímel en mi cara y no puedo evitar acordarme de aquella noche en que lloré tanto que podían verse perfectamente dibujados los caminos a través de mis mejillas (años más tarde descubrí el “Water resistant”... o eso eran los relojes? :-s) Fernando, Almu, María... muchos más atardeceres.

No hay nada en la nevera. Ni siquiera tengo agua para curar la resaca. Me preparo una ensalada tri-ingrediente (no queda queso rallado) y me ducho con desgana. En el móvil, mensajes y llamadas de personas de las que no recuerdo los nombres y, a duras penas, las caras.

Me miro en el espejo y vuelvo a estar en Madrid. Habitación de dos para cuatro y “Qué guapa estás con el pelo mojado”. Risas hasta el amanecer.

Sigo observándome fijamente mientras me visto, con prisa. Voy más allá de la mirada e indago qué me transmite, cosa que no es sencilla en un entorno donde el tiempo corre rápido, donde todo es tan volátil. Incluso mis propios ojos.

Por un instante siento temor de no reconocerme en ellos. Ha llegado el momento de parar y tomar aire. Hoy toca ralentizar el ritmo y hacer frente a atardeceres y a nombres, a amaneceres y a ojos.
El que quiere nacer, tiene que destruir un mundo

Avatar de Usuario
mapixi
fitipaldis.com #1
fitipaldis.com #1
Mensajes: 6531
Registrado: 12 Jul 2005, 21:04
Ubicación: Donde quede alguna flor, donde no haya policia...
Contactar:

Mensajepor mapixi » 10 Dic 2007, 21:26

Sentada sobre un incómodo taburete de metal y de diseño, medio apoyada sobre el minúsculo respaldo, esperaba. Tenía los codos sobre la barra, sujetando la cabeza con las manos y soltándola solo para darle un trago a la fría cerveza que tenía delante. Miraba al frente, sin pensar en nada en concreto. Era uno de esos momentos en los que te pones a leer todas y cada una de las etiquetas de las botellas que tienes delante, intentando percibir incluso la graduación que marca (más bien intentando adivinarla), para lo cual la experiencia personal es de gran ayuda. Además, te empeñas en tratar de acertar qué tipo de licor contienen aquellas que no te suenan de nada y haces estadísticas sobre cuántas de aquellas bebidas has probado o no.
Entre la trivialidad de los pensamientos perdidos y el pasar de los minutos, la cerveza se va acabando.
Se acordó también de aquella chica (¿cómo se llamaba?) con la que había hablado tantas veces en aquella temporada que pasó en el extranjero y que siempre le había llamado la atención, aquella que todos criticaban argumentando que era demasiado "fresca". Definición de "fresca", bueno, según la persona que te la proporcione. A ella jamás le había resultado llamativa su forma de comportarse, quizás porque nunca se había parado a juzgarla. Sí, será eso. Hizo después un repaso de toda aquella gente a la que había conocido en aquel tiempo. El tiempo vuela, pero a veces vuela más rápido. Repasó una por una las caras e intentó hacer memoria para comprobar si podía acordarse de todos sus nombres y ciudades de procedencia (y ya que estaba, también de las carreras que estudiaban). Con unos tuvo éxito, la información de otros se había desvanecido por completo. Cerveza vacía.

-Un tequila, Toño. Con sal y limón, por favor.
-Caray, empiezas fuerte. ¿Alguno en especial?
-Pues... José Cuervo.


Después de mucho tiempo sin tomarlo, ahora le apetecía. Su mente había asociado dos conceptos en su cabeza arbitrariamente: Irlanda y tequila. Los recuerdos le habían dado sed. Tomó el pequeño vaso en sus manos y se acordó de ellos dos. Tenía aquella secuencia grabada en su mente: los tres en la barra de aquel bullicioso pub, brindando una y otra vez con tequila (recordó que ella se lo tomaba sin sal) y riéndose del mundo (o contando anécdotas sobre sexo: "No lo cuentes todo, tonta" "Yo cuento todo lo que me sale del potorro! Dame un beso"). Esbozó una sonrisa, volvió a mirar al vaso y de un trago se lo bebió. Otra vez aquel sabor. Otra vez volviendo la vista atrás.
Miró la hora: 22.45. Se retrasaba. Daba igual. Ya no le importaba. Se encendió un cigarro. Prometió que lo dejaría al volver al pueblo. Y se acordó de ella cuando le regañaba y le decía que tenía que dejarlo. Cierto, cierto. Pero estas cosas se prometen al menos una vez al mes. Cogió el teléfono y la llamó. Comunicaba, mierda. Cogió el teléfono y lo llamó. No cogió, cagoentó. Pues nada.

-Dos más, por favor.
-¿Por qué dos?
-No sé, así tengo la sensación de que estoy invitando a alguien.


Dos José Cuervo delante. Dos vasos llenos. Dos segundos... Dos vasos vacíos.

-Toño, mmmm... ¿Me pones otros dos?
-Habrás cenado, ¿no?
-Que síiiii!!


Notó un escalofrío y un roce en el hombro.

-¿Eso es para mí?

Se giró y sonrió.

-Sí, ahora mismo pensaba en ti.
Última edición por mapixi el 10 May 2011, 01:48, editado 1 vez en total.
Hermana mapixista
Gorf@s power - Kaladas y palestinos

No som diferents, només instants del temps.

Avatar de Usuario
dejedi-M
fitipaldis.com #1
fitipaldis.com #1
Mensajes: 12708
Registrado: 18 Dic 2004, 17:04
Contactar:

Mensajepor dejedi-M » 18 Dic 2007, 21:44

Un globus. Veia la seua panxa com un globus gran i rodó, blanc, amb un forat quasi il•lògic al bell mig. Sons llavis brillaven i s’hi passà la llenguota de gat mentre els ulls feréstecs i intel•ligents estudiaven la presa. No volia que se li espantés: feia veure que l’estimava. Per això hi havia l’altre globus: parafernàlia, pensà. Plàstic suat, llefiscós, al voltant d’un altre globus encara més suat. La presa sentí ganes de vomitar i es marejà quan li va veure els talls dels braços. Tot li semblava absurd. De sobte, el globus s’havia fet poderós, ràpid i animalitzat, impossible de foragitar, i volgué cridar mentre se li entaforava a les entranyes. Era conscient d’ella mateixa, imaginant-se com un altre globus, sobre d’ell, però afeblit i espantat, ple de sang que sentia com si piqués les parets de ses venes anunciant que ho deixava tot. Volia oblidar-se dels globus. Volia oblidar-se de tot, volia que el globus blanc que pujava i baixava com la granota de la fira, també blanca, volés lluny i es punxés amb una de les roques. Sentia la ferum de mar i s’hi sentia propera, volia arribar-s’hi, rentar-se, s’estava tacant. I una taca vermella, grossa, havia desvirtuat el blanc neu verge del globus. El globus petit i allargassat es desinflava ple de blanc suat i llefiscós. Ella s’incorporà lleument mentre la imatge d’un globus dels que s’escapaven de les mans dels nens a la fira, deixant-se anar de pressa i enlairant-se ben lluny, ben lluny, li omplia el cervell. Una cama la colpejà al pit.

Un globus flotava a l’aigua.

Havia guanyat.



Dejedi. Dilluns, 17/12/07.


Traducción muy cutre y sin matices:

Un globo. Veía su barriga como un globo grande y redondo, blanco, con un agujero casi ilógico en el centro.
Sus labios brillavan y se pasó por ellos la lenguaza (?) de gato mientras los ojos salvajes e inteligentes estudiaban la presa. No quería que se le asustara: hacía como que la quería.
Para eso estaba el otro globo: parafernalia, pensó. Plástico sudado, viscoso, alrededor de otro globo todavía más sudado.
La presa sintió ganas de vomitar y se mareó cuando le vio los cortes de los brazos. Todo le parecía absurdo. De repente, el globo se había hecho poderoso, rápido y animalizado, imposible de repulsar, y quiso gritar mientras se le hacía hueco en las entrañas.
Era consciente de ella misma, imaginándose como otro globo, encima de él, pero débil y asustado, lleno de sangre que sentía como si le repicara en las paredes de sus venas anunciando que lo dejaba todo. Quería olvidarse de los globos. Quería olvidarse de todo, quería que el globo blanco que subía y bajaba como la rana de la feria, también blanca, volara lejos y se pinchara con una de las rocas. Olía el olor fuerte
(*ferum: olor fuerte que hacen los animales o la carne cuando se está pasando) del mar y se sentía cercana a ella, quería llegar hasta allí, lavarse, se estaba manchando. Y una mancha roja, grande, había desvirtuado el blanco nieve virgen del globo. El globo pequeño y alargado se deshinchaba lleno de blanco sudado y viscoso. Ella se incorporó levemente mientras la imagen de un globo de los que se escapaban de las manos de los niños en la feria, dejándose ir deprisa y enlairándose muy lejos, muy lejos, le llenaba el cerebro. Una pierna la golpeó en el pecho.

Un globo flotaba en el agua.

Había ganado.

dejedi, lunes 17/12/07.
"Quien quiera nacer, tiene que destruir un mundo..." (H.Hesse)

Avatar de Usuario
AIDA_cantasaetas
fitipaldis.com #1
fitipaldis.com #1
Mensajes: 15261
Registrado: 09 Sep 2003, 15:26
Contactar:

Mensajepor AIDA_cantasaetas » 03 Ene 2008, 16:13

El cielo gris, las rosas secas. En la calle no hay ni un alma, en las ventanas, salitre. El mar enfurecido me da la bienvenida. Comienza un nuevo año, el quinceavo, en la casa del faro que me ha visto crecer.

La rama del pino principal (siempre fue mi preferido) se abalanza contra el coche cuando entro en el garaje. Observo el jardín descuidado, invadido por acelgas. Pronto vendrán las semillas puntiagudas que se clavan, primavera tras primavera, en las plantas de mis pies. La barbacoa está derruida, los columpios, oxidados.

La escalera donde pasé tantos veranos quemando garrapatas con el mechero de mi padre me conduce hasta la puerta de cristal que aún contiene restos de insignias reivindicativas que colgamos en su día. Abro. “Ha vuelto La Niña”.

Cristales rotos vanamente reparados con trozos de cinta aislante, la luz del cuarto fundida desde no recuerdo cuándo. La pintura de las puertas desconchada, hormigas hasta en invierno, velas dobladas sobre su propia cera, como si esperasen, resignadas, su última noche de vida. Dibujos por triplicado colgados en la nevera, decenas de cables blancos enredados en el suelo, interruptores quemados, la tapa del váter rota. Baldosas a punto de estallar, partituras fugitivas en rincones olvidados, conchas y piedras de playa en cualquier estantería. Papeles de colorines pegados en las paredes, conteniendo poesías cada vez más arrugadas. El buzón sigue sin llave y el timbre aún está mudo.

En el piano no suena el do7.


Da gusto volver a casa y comprobar, una vez más, que todo sigue en su sitio.




No cabe duda. Ésta es mi casa
aquí sucedo, aquí
me engaño inmensamente.
Ésta es mi casa detenida en el tiempo.

Llega el otoño y me defiende,
la primavera y me condena.
Tengo millones de huéspedes
que ríen y comen,
copulan y duermen,
juegan y piensan,
millones de huéspedes que se aburren
y tienen pesadillas y ataques de nervios.

No cabe duda. Ésta es mi casa.
Todos los perros y campanarios
pasan frente a ella.
Pero a mi casa la azotan los rayos
y un día se va a partir en dos.

Y yo no sabré dónde guarecerme
porque todas las puertas dan afuera del mundo.

[Mario Benedetti]
El que quiere nacer, tiene que destruir un mundo


Volver a “Poeta de mierda, de manos vacías”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado