Una mirada a lo que veo

Avatar de Usuario
AIDA_cantasaetas
fitipaldis.com #1
fitipaldis.com #1
Mensajes: 15261
Registrado: 09 Sep 2003, 15:26
Contactar:

Mensajepor AIDA_cantasaetas » 03 Ene 2008, 20:07

No todos los aspectos del regreso iban a ser tan dulces...


He inventado un futuro encuentro. Evidente y sin pretensiones, breve y poco elaborado. Falso y accidental, como todo lo que merece la pena.

Te preguntaré si eres feliz y, tras un “Qué clase de pregunta es esa?” reprimido por falta de confianza, me hablarás de los retales de alegría que dan lugar a un conjunto más o menos agradable, estable, cómodo (“o por lo menos querible, besable... amable”, que cantaría Silvio)

Cuando me toque el turno a mí volveré a justificar errores, moldeando la realidad de tal forma que no pese en la conciencia. Nunca fui partidaria de racionalizar mis faltas para evitar desajustes. En cambio, siempre lo hice. Y hay cosas que nunca cambian.

Al poco sonará el móvil. Debes irte, te requieren (verbo curioso donde los haya) Me protegeré inventando que yo también tengo prisa y me despediré sin besos, fingiendo desinterés.

Al contrario que A.Colinas, esta noche yo podré desenterrar mis cuchillos.
El que quiere nacer, tiene que destruir un mundo

Avatar de Usuario
AIDA_cantasaetas
fitipaldis.com #1
fitipaldis.com #1
Mensajes: 15261
Registrado: 09 Sep 2003, 15:26
Contactar:

Mensajepor AIDA_cantasaetas » 05 Ene 2008, 17:44

No, no me he propuesto saturar todos los posts de "Poetas de mierda" :roll: Feliz noche de Reyes a todos.


Cuando nos conocimos no hubo señales. Ni fuegos artificiales, ni mariposas en el estómago... ningún síntoma fisiológico con símil ridículo típico de novela rosa. Por aquel entonces tú andabas curándote las heridas del que sería el primero de una serie de naufragios que cambiarían tu vida. Yo, por mi parte, sólo necesitaba una mano amiga (o no) que moviese la pieza adecuada para desestabilizar la rueda de orden y equilibrio en la que me veía inmersa.

Llegaste rompiendo esquemas, enseñándome a escapar del universo perfecto donde, desde ese momento, “todo” no era suficiente. Se evaporaron los miedos, sólo valía sentir. Dibujando trazos cómplices abrimos nuevos caminos, tomando la ausencia de normas como única condición. Pero sucede que no es sencillo volar juntos en dos mundos paralelos cuando las barreras de acceso a ellos resultan infranqueables. No supimos descubrirnos ni aún cuando creímos haber abierto todas las vías posibles que llevaban a “nosotros”.

Me dejaste como legado un poco de ti en cada noche oscura y un par de rayos del día en cada pedazo de ti; la costumbre de escribir con el estómago y la certeza de que regresarás cualquier tarde, sin escudo ni armadura, con la dosis adecuada de paciencia que te permita esperar hasta que, también a mí, se me caigan los disfraces.
El que quiere nacer, tiene que destruir un mundo

Avatar de Usuario
Ayla
fitipaldis.com #1
fitipaldis.com #1
Mensajes: 4843
Registrado: 01 Feb 2004, 19:48
Ubicación: justo al otro lado de la pantalla
Contactar:

Mensajepor Ayla » 07 Ene 2008, 08:49

AIDA_cantasaetas escribió:No, no me he propuesto saturar todos los posts de "Poetas de mierda"


mentirosilla... :roll:
Imagen Draco Dormiens Nunquam Titillandus

Imagen
Mi fotoló

Avatar de Usuario
AIDA_cantasaetas
fitipaldis.com #1
fitipaldis.com #1
Mensajes: 15261
Registrado: 09 Sep 2003, 15:26
Contactar:

Mensajepor AIDA_cantasaetas » 07 Ene 2008, 13:04

Ayla escribió:
AIDA_cantasaetas escribió:No, no me he propuesto saturar todos los posts de "Poetas de mierda"


mentirosilla... :roll:


Venga, va, lo reconozco, era uno de mis propósitos de Año Nuevo ¬¬'

:P

Por cierto, qué haces tú despierta a las siete de la mañana? Creía que os ibais a dormir a las tres, cuando nos despedimos, si lo sé me quedo un rato más (total, me he levantado a las doce ¬¬' )
El que quiere nacer, tiene que destruir un mundo

Layma
fitipaldi .com #1
fitipaldi .com #1
Mensajes: 2426
Registrado: 13 Dic 2003, 23:34
Ubicación: Sevilla

Mensajepor Layma » 08 Ene 2008, 03:01

AIDA_cantasaetas escribió:Por cierto, qué haces tú despierta a las siete de la mañana? Creía que os ibais a dormir a las tres, cuando nos despedimos, si lo sé me quedo un rato más (total, me he levantado a las doce ¬¬' )


Pareces nueva chssss.
Me han encatando tus miradas. Gracias ;).

Una a veces no sabe qué hacer con las espinas de la memoria...

- Hay una mesa en mi estudio cuyo cajón no abro. Más que un cajón, es un ataúd donde yacen, yacemos, desordenados testimonios. Recuerdos de aquella noche, de él, recuerdos de otras vidas, ella... Fotografias de un rostro, el más bello que iluminó mi vida. Fotografías de lo que pudo ser un niño que creciera entre mis brazos. Fotografias de una cara grandiosa de mujer que se enfrenta a todo, que sonríe a todo... Sonrisas. Gestos. Gestos y sonrisas delante de una geografía, minúscula o enorme, pero participada.

Yo sé lo que hay en el cajón que no abro y que temo. Miradas cómplices y extinguidas. La crueldad de unas cartulinas, tan frágiles, que se hunden con la fría y dura precisión de una daga. Las suaves pruebas. Un para de cartas. Una nota berve, sobres, estuches. Todo... Los regalos que, huída ya la mano del donante, nada sino pena significan...

"Las dulces prendas por mi mal hayadas,
dulces y alegres cuando Dios quería..."


También a Garcilaso le pasaba.
¿Porqué dura el más hermoso sentimiento menos que una cerámica, que una libreta de notas, que un bolígrafo o que un mechero? Menos que su memoria, menos que sus lesiones... ¿Dónde están ellos? En el cajón de mi mesa dormita lo que yo no quiero despertar: mi debilidad, la inseguridad de mi ser, lo que daría al traste con mi permanente convalecencia de víctima enfermiza. Abierto, podría sobrevivir al cataclismo, como el del cuarto prohibido de Barbazul, chorreado, tapizado, alfombrado de sangre. En ese exiguo pudridero están clausurados, sin fecha de caducidad, mis peligros...-
"Nació con el don de la risa y con la intuición de que el mundo estaba loco. Y ese fue todo su patrimonio..."

*Somos lo que decimos...*

Avatar de Usuario
dejedi-M
fitipaldis.com #1
fitipaldis.com #1
Mensajes: 12708
Registrado: 18 Dic 2004, 17:04
Contactar:

Mensajepor dejedi-M » 06 Feb 2008, 22:15

Estoy ñoña.


Dentro de poco ladraremos juntos al mundo, nos despediremos de los miedos con una sonrisa y volveremos a ver amanecer desde el balcón... Pasearemos juntos por la Rambla y tú me susurrarás te amo al oido, y yo me reiré nadie sabe por qué. Pasaremos un sábado como cualquier pareja normal y al día siguiente te despertaré llamando a tu puerta, una vez más, con la seguridad de que está abierta para mí; no encenderé la luz porque sé que te molesta en los ojos (esos ojos tan inverosímiles tuyos), y mientras camino me quitaré los zapatos. Te daré muy bajito los buenos días, y tú te harás el dormido mientras me hago un hueco en nuestra nube. Elegiré, con cuidado pero sin fijarme mucho, que cualquiera es bueno, rinconcitos de tu cara donde besarte y tú te desperezarás sin mucha prisa. Aceleraremos el reloj con nuestros corazones y cuando parezca que sólo han pasado diez minutos sonará el teléfono para amenazarnos, una vez más, de que nos vamos a quedar sin desayunar... Empezará una cuenta atrás exageradamente rápida, solo que nosotros ignoramos que esa cuenta atrás no es lo que falta para separarnos, sino que, al contrario, forma parte de los segundos, minutos y horas que han de pasar para que no nos separemos nunca más. Te miraré a los ojos y sentiré la abrumadora seguridad de que quiero seguir soñando a tu lado para siempre; la seguridad de que todo irá bien.
"Quien quiera nacer, tiene que destruir un mundo..." (H.Hesse)

Avatar de Usuario
dejedi-M
fitipaldis.com #1
fitipaldis.com #1
Mensajes: 12708
Registrado: 18 Dic 2004, 17:04
Contactar:

Mensajepor dejedi-M » 12 Feb 2008, 09:49

El tiempo huye, ¿de quién huye el tiempo?


Los días vienen y van, pasan, se marchitan y sufren la dulce agonía de morir en los labios de los enamorados, que quieren parar el tiempo; se cuelan entre los poros de la piel y la golpean, zozobrándola con esmerado ahínco, urgentes, suspirando, sollozando y gritando... Es un grito sutil que sólo puedes intuir, el grito que nadie oye, gritan: ¡Agonizamos!, y nadie se percata de ellos, suplican con lágrimas en sus ojos ciegos, nos rascan la piel y las entrañas, insistentes, nunca tienen suficiente..., nos roban los mejores momentos, nos sacuden en su torbellino pasar, dan vueltas alrededor nuestro como buitres, se apropian del rojo de los labios, maltratan las rosas desvalidas, arrancan las uñas de la carne y separan la carne de los huesos, ¿por qué nadie hace nada?, que se callen, ¡que se callen!, ladrones de cantidades ingentes de moléculas de lágrimas y tensiones de sonrisa, pasean por nuestras calles devastándolas, vuelcan nuestras ciudades sobre los ríos del mundo como una niña su casita de muñecas, y nunca tienen suficiente... También irán por ti, y por ti, y por ti, días malditos repletos de sueños, repiqueteando en las ventanas de tu cuerpo, ¿te imaginas?, se instalarán en ti, en tu cara, en tus manos, en las diminutas venas de tus muñecas, dejarán su aliento en tu rostro y te abrazarán hasta ahogarte, sacudiéndote con fuerza lenta y violenta, asustándote te mirarán a los ojos pero no podrás verlos porque cuando quieras darte cuenta de que existen te habrán devorado los huesos y serás uno de ellos...
"Quien quiera nacer, tiene que destruir un mundo..." (H.Hesse)

Avatar de Usuario
dejedi-M
fitipaldis.com #1
fitipaldis.com #1
Mensajes: 12708
Registrado: 18 Dic 2004, 17:04
Contactar:

Mensajepor dejedi-M » 21 Feb 2008, 21:31

No sabía muy bien dónde ponerlo. Me apetecía hacer una mezcla de este tipo con escritos de diferentes meses y tal.




Chapoteaba en la fuente del fin del principio y el principio del fin. No propiamente chapoteaba, puesto que no era. Pero todo quedaba reducido al absurdo: El pensamiento no existía: No podría estar diciendo estas palabras: No circulaba la sangre por mis venas: No latía mi corazón ni filtraban aire mis pulmones: No veía, no oía, no sentía ni sabía lo que hambre y dolor eran.

Un mar de océanos y yo en el centro de todos ellos, como si contuviera en mí todo el aire que en sí guardaban.

Una llamarada de fuego congelado, un alud de llamas derretidas, la línea difusa entre el cielo y la tierra, el horizonte del océano acabado.

...


Ser de luz
sin prisión, sin cuerpo...
Pequeña niña de agua
que sueña ser viento...

Rayo de luna,
inalcanzable en el tiempo,
efímero sueño,
incorpóreo silencio.

Despierto de un viaje
tortuoso, misterio.
Despierto en la cárcel
que es hoy mi cuerpo.

...


Toco. Oigo. Saboreo, huelo. Veo. Me expando: lo intento. Soy un extraño conglomerado, una aglutinación de estructuras simples


...

que se van complicando. Lloro.


Y sufro: Soy.

El dolor y el placer: el océano. Yo soy.


No sé por qué soy. Y lloro, y sufro, y siento. Y soy, y soy, y soy.

Siendo aprendo el lenguaje, pero no lo compartiré porque es abstracto hablar de metalingüismo.

Me relato. (Han pasado sesenta y tres millones de fracciones de tiempo y el tiempo sigue sin existir.)

Caminas frágil…
¿por qué tiritan tus piernas?
¿por qué te tiembla el alma?
¿el porqué de tus lágrimas
lo sabe quizá la mar salada?
Te acercas a ella, -la mar sabia-
te acercas a ella, tirita el paso
tirita el alma, y ella es salada
por cada lágrima derramada
te mira, la miras
y
nadie
dice
nada,

tirita el alma frente a la mar salada.

-¿Por qué lloras, mi niña?-
-¿Por qué lloras, mi alma?-



Y el dolor late por mis venas. Me relato y el dolor late. Me retratan y el dolor late. Incluso en el placer, el dolor late. No para nunca. Porque nunca tampoco existe.

Principio y fin. Desarrollo y desenlace: los nudos, duelen.

I. Introducción.

Una lágrima no es más que una condensación de moléculas de tristeza. Sabe que puede caer en cualquier momento, en cualquier lugar, quizá tan, tan hondo, que como única compañía sólo tenga los restos mortales del vaho del primer suspiro de vida que habitara la Tierra hace miles de millones de años...
Una lágrima que existe para ser triste no puede esperar nada más que tristeza de la vida. Nadie espera nada más que eso de una lágrima: Que caiga.

II. Nudo.

Si cierro los ojos soy lágrima.
Resbalo cuesta abajo, siempre abajo.
Caer, caer, caer es lo que prima...
Parad el mundo ahora, yo me bajo.

Soy lágrima y mi soledad estima
estar nosotras solas aquí abajo,
abajo, a nadie importa ni la rima
ni amor, salud, dinero, ni trabajo.

Esto es vivir, ser apatía pura.
Que de puro apático moriremos,
si nada importa, por morir luchemos.

Esto es sentir, y la existencia es dura.
Porque no haya otra vida rezaremos
no querremos salvarnos luego, oremos.

III. Desenlace.

Las lágrimas cierran los ojos y se desparraman...


Critico, lucho, me desgarro.
Me desangro, me desvivo, me desgano.
Busco y me sacio de vida, y busco y busco, escudriñando.

Encuentro, a veces, terrones de sacarina, café descafeinado, agua pantanosa, fruta de mediodía en el mercado, la locura de la cordura en la cordura del que está loco –y a eso lo llaman amor-, a veces duermo y escudriño.

Y nada, y nada, y nada. Escalofríos a lo sumo.

Escalofríos. ¡Escalofriante me parece la vida! ¡Aterradora!
Escalofriante.

Escalofriante
es una palabra
que se te resbala
entre los labios,
cae lentamente
rozando tu garganta,
haciendo vibrar
las cuerdas vocales
en un grito
inesperado
que chirría
entre los dientes.
Es escalofriante
el escalofrío,
y escalofriantes
la tiza y la pizarra
cuando quieren;
escalofriante
el sudor frío
y el frío crujiente
de una bizarra mirada;
escalofriante
la palabra
escalofriante
porque no quiere decir nada
pero habla;
escalofriante
cuesta abajo
la espina
dorsal
porque no se acaba
hasta temblar
o desmontarte;
escalofriante
el cosquilleo,
escalofriantes
los sentidos,
y escalofriante
tu mirada
crujiendo,
pataleando,
chirriando
entre mi pecho y mi espalda,
pared y espada,
tiza bizarra
que le grita
a la pizarra.

...Escalofriante.


Latente de dolor aterrador de escalofríos de fuego, duele. ¿Vida?


Dolor, eterno y mío,
¿ya vienes a mí de nuevo?
ni te quiero, ni te sueño,
no te quiero ver conmigo.

Frágil.
Las rejas de mi prisión no son otras que mi piel.

Débil.
Las normas me las impone mi propio cuerpo.

Quebradizo.
Así me siento en cada amargo despertar.

Efímero.
Como siempre supe que sería.

Fugaz.
Como las estrellas,
los ángeles,
la luna,
vida.
Yo.

Caigo, y hoy deseo ser viento,
ser brisa que acaricie
el desierto...

Como gotas de lluvia, cataratas,
ni entienden, ni son,
caen.
Así,
yo.

Duele, duele vivir; literalmente.
Duele no saber ya si sientes
o si eres, simplemente,
el dolor de un cuerpo
vivo por fuera
y por dentro
muerto.
(¿Yo?)


Y el tiempo, exista o no, es irremisible.
Inalterable, impasible, reduce todo a su mínima expresión.

Los días vienen y van, pasan, se marchitan y sufren la dulce agonía de morir en los labios de los enamorados, que quieren parar el tiempo; se cuelan entre los poros de la piel y la golpean, zozobrándola con esmerado ahínco, urgentes, suspirando, sollozando y gritando... Es un grito sutil que sólo puedes intuir, el grito que nadie oye, gritan: ¡Agonizamos!, y nadie se percata de ellos, suplican con lágrimas en sus ojos ciegos, nos rascan la piel y las entrañas, insistentes, nunca tienen suficiente..., nos roban los mejores momentos, nos sacuden en su torbellino pasar, dan vueltas alrededor nuestro como buitres, se apropian del rojo de los labios, maltratan las rosas desvalidas, arrancan las uñas de la carne y separan la carne de los huesos, ¿por qué nadie hace nada?, que se callen, ¡que se callen!, ladrones de cantidades ingentes de moléculas de lágrimas y tensiones de sonrisa, pasean por nuestras calles devastándolas, vuelcan nuestras ciudades sobre los ríos del mundo como una niña su casita de muñecas, y nunca tienen suficiente... También irán por ti, y por ti, y por ti, días malditos repletos de sueños, repiqueteando en las ventanas de tu cuerpo, ¿te imaginas?, se instalarán en ti, en tu cara, en tus manos, en las diminutas venas de tus muñecas, dejarán su aliento en tu rostro y te abrazarán hasta ahogarte, sacudiéndote con fuerza lenta y violenta, asustándote te mirarán a los ojos pero no podrás verlos porque cuando quieras darte cuenta de que existen te habrán devorado los huesos y serás uno de ellos... Y no gritarás.


No gritarás cuando te arañen los huesos los recuerdos...
No gritarás cuando tu piel se repliegue como un pergamino...
No gritarás cuando se retuerzan tus dedos buscando calor...
No gritarás cuando la curva de tu espalda acaricie la tierra...
No gritarás cuando se derrame por tus venas el dolor...
No gritarás cuando el corazón se abra camino a mordiscos...
No gritarás cuando anegue el frío tu cerebro...

...

No gritarás porque gritar está prohibido cuando estás muerto.



Deja de parecerte que pasan los segundos. Descubres que el tiempo no existe y, entonces, la muerte también se volatiliza.

Una llamarada de fuego congelado, un alud de llamas derretidas, la línea difusa entre el cielo y la tierra, el horizonte del océano acabado.
Se baja el telón.
"Quien quiera nacer, tiene que destruir un mundo..." (H.Hesse)

Avatar de Usuario
AIDA_cantasaetas
fitipaldis.com #1
fitipaldis.com #1
Mensajes: 15261
Registrado: 09 Sep 2003, 15:26
Contactar:

Mensajepor AIDA_cantasaetas » 25 Ago 2008, 01:39

AIDA_cantasaetas escribió:Cuando nos conocimos no hubo señales. Ni fuegos artificiales, ni mariposas en el estómago... ningún síntoma fisiológico con símil ridículo típico de novela rosa. Por aquel entonces tú andabas curándote las heridas del que sería el primero de una serie de naufragios que cambiarían tu vida. Yo, por mi parte, sólo necesitaba una mano amiga (o no) que moviese la pieza adecuada para desestabilizar la rueda de orden y equilibrio en la que me veía inmersa.

Llegaste rompiendo esquemas, enseñándome a escapar del universo perfecto donde, desde ese momento, “todo” no era suficiente. Se evaporaron los miedos, sólo valía sentir. Dibujando trazos cómplices abrimos nuevos caminos, tomando la ausencia de normas como única condición. Pero sucede que no es sencillo volar juntos en dos mundos paralelos cuando las barreras de acceso a ellos resultan infranqueables. No supimos descubrirnos ni aún cuando creímos haber abierto todas las vías posibles que llevaban a “nosotros”.

Me dejaste como legado un poco de ti en cada noche oscura y un par de rayos del día en cada pedazo de ti; la costumbre de escribir con el estómago y la certeza de que regresarás cualquier tarde, sin escudo ni armadura, con la dosis adecuada de paciencia que te permita esperar hasta que, también a mí, se me caigan los disfraces.


Hoy hace exactamente un año que escribí esto. A veces me da la sensación de que el tiempo no pasa, de que la vida pasa a mi alrededor y yo sigo sin avanzar :?


En la misma línea, manda cojones:


Qué feo eso de que le digan a uno la verdad, sobre todo si se trata de una de esas verdades que uno ha evitado decirse aun en los soliloquios matinales, cuando recién se despierta y murmura pavadas amargas, profundamente antipáticas, cargadas de autorrencor, a las que es necesario disipar antes de despertarse por completo y ponerse la máscara que, en el resto del día, verán los otros y verá a los otros.

[La tregua; M. Benedetti]



Hay afirmaciones que esconden en sus palabras un poder inusitado, entre insultante y esperanzador, como de hilo de marioneta, que destruye los esquemas y consigue dejarnos desnudos ante nosotros mismos. Rara vez es una afirmación-consejo la que nos mueve por dentro, no es una afirmación-consigna ni una lección de vida consciente, sino una frase de apariencia insignificante, susurrada como parte del cortejo en un momento de ternura o jadeada, sin mayores pretensiones, en un encuentro pasional. A veces, incluso puede esconderse tras el balbuceo inseguro de quien no sabe lo que dice o en el comentario azaroso de aquél que sólo busca terminar con la incomodidad del silencio.

Desconozco si el poder de estos pensamientos casuales cuya expresión queda lejos de la instrucción pretendida tiene valor en ellos mismos o si, por el contrario, el secreto de su fuerza reside en las características momentáneas de aquél que los recibe activamente, si el efecto provocado en el sujeto se debe a la predisposición de éste, si cualquier afirmación habría activado en él el engranaje que le impulsa hoy a abrir las venas, pero no para morir sino, al revés, para revivir en la sangre oceánica del mundo.
El que quiere nacer, tiene que destruir un mundo

Avatar de Usuario
AIDA_cantasaetas
fitipaldis.com #1
fitipaldis.com #1
Mensajes: 15261
Registrado: 09 Sep 2003, 15:26
Contactar:

Mensajepor AIDA_cantasaetas » 13 Oct 2008, 16:06

Algunas miradas de las últimas semanas:


Pasan los años y, al mirarse en el espejo, uno aprecia nuevos rasgos que su parte más racional considera causa de un proceso evolutivo, pero cuya aparición es atribuida, en el fondo, a una repentina, aleatoria y, a menudo, desafortunada broma del destino.

Otros aspectos, en cambio, permanecen invariables al paso del tiempo. La caída de ojos, el color en las mejillas y la sonrisa nerviosa, por ejemplo, han acudido siempre al rescate cuando la timidez ha imperado en situaciones nuevas o desconcertantes. El baile continuo de anillos arriba-abajo por los dedos y el labio inferior recluido con fuerza entre los dientes tienen relación directa, desde hace ya muchos años, con los frenos de la conciencia. La respiración se acelera y el pie derecho toma vida propia y zapatea, incesante, cuando un estado de ansiedad decide nublar la mente y apoderarse del cuerpo. Pero no acostumbra a haber peligro; el brillo en la mirada delata que se trata sólo de los nervios de quien intuye que algo importante está a punto de ocurrir, pero nunca tuvo paciencia para aprender a esperar.


Escrúpulo

Me parece que vivo,
que estoy entre los ruidos,
que miro las paredes,
que estas manos son mías,
pero quizás me engañe
y paredes y manos
sólo sean recuerdos
de una vida pasada.
He dicho "me parece".
Yo no aseguro nada.

[Oliverio Girondo]




***


En el que es, a mi juicio, uno de los más acertados pasajes de “Corazón tan blanco”, Javier Marías dice, por boca del viejo Ranz, que obligar a querer es también obligar a matar y, tomando esta afirmación como excusa, divaga, con su particular estilo, sobre las cláusulas que uno acepta, con mayor o menor grado de consciencia, cuando empieza una relación.

En un contexto de subsidios y convenciones implícitas donde la dependencia y la pérdida de identidad adquieren valor positivo y donde el yo se autopercibe parcial si no deriva en nosotros, se agradece intensamente dar con aquella persona que encuentra el lugar exacto entre su espacio y el tuyo, que no busca verse justificado por ti, que es sin pretender que seas tú quien lo complete.

No es éste un no esperar nada resignado o condescendiente, sino una falta de expectativas elegida con objeto de anular cualquier potencial sentimiento de decepción o de culpa por alguna de las partes y de garantizar, sobre todo, historias equilibradas entre personas autónomas que compartan libertades y no entiendan sus relaciones en términos de obligación.




***


El genoma humano está compuesto por 24 secuencias cromosómicas distintas, entre las cuales se encuentran 20 autosomas, 2 cromosomas sexuales y otros 2 que se dedican a la busca, captura y, para desesperación de aquéllos que andan a nuestro lado, a veces incluso muestra con explicación integrada de fotografías antiguas en los ratos de aburrimiento.

Hasta donde yo conozco, las imágenes recopiladas se dividen en dos grandes grupos: infancia y adolescencia, y su impacto no depende del número de años que separan el momento de su visualización del día en que se hizo la foto, sino más bien del tiempo transcurrido entre la última vez que se vieron y la actual revisión, alcanzando el auge de impresión y consiguiente estrés post-traumático cuando uno descubre imágenes hasta el momento desconocidas en un back-up olvidado entre los discos de su padre.

A golpe de doble click, se abre ante los ojos un mundo lejano, ajeno, emotivamente irreal, y anécdotas olvidadas acuden a la memoria, mientras compañeros entonces imberbes nos trazan una sonrisa, a su vez desdibujada al apreciar, aún felices, a otros que, con el tiempo, olvidarían la suya.

Con intención de satisfacer nuestra curiosidad, pero como si, de repente, hubiésemos recordado que llegamos tarde a una cita, pasamos las fotos rápido, evitando mirar a los ojos de esos personajes casi ficticios a los que ya no reconocemos, hasta que, con evidente alivio, llegamos a la última imagen. Como estocada final, cuatro ilusiones caducas y una pregunta perpetua: En qué nos equivocamos?
El que quiere nacer, tiene que destruir un mundo

Avatar de Usuario
AIDA_cantasaetas
fitipaldis.com #1
fitipaldis.com #1
Mensajes: 15261
Registrado: 09 Sep 2003, 15:26
Contactar:

Mensajepor AIDA_cantasaetas » 13 Oct 2008, 16:09

Y un par más:


- Puede que la esté cagando, pero abre la guantera.
- Para qué?
- Ábrela y saca lo que hay dentro.
- Un trozo de papel arrugado?
- Es para ti.


Quizás porque muchos momentos relevantes de mi vida han sido iniciados a través de cartas, notas y mensajes varios escondidos en el rincón más inhóspito de un folio de cuaderno mal doblado, en cualquier día elegido al azar en una agenda o entre los ejercicios de un libro de texto que, hasta el momento, se antojaba desesperadamente insulso, siempre he sentido atracción por toda información transcrita de forma espontánea y manual entre renglones o líneas de una hoja de libreta.

Siempre, incluso cuando allí quedan recogidas palabras tan dolorosas como bellas, tan piadosas como crueles, tan egoístas como sinceras, tan amargas como reales. Palabras que resuenan en la mente a ritmo de cantautor, mientras la noche engulle la calle, y con la calle el coche aparcado a una distancia prudencial de casa, y con el coche los fantasmas que, tras un año de ausencia, esperaban mi regreso.




***


- Qué es la cosidad? - dijo la Maga.

- La cosidad es ese desagradable sentimiento de que allí donde termina nuestra presunción empieza nuestro castigo. Lamento usar un lenguaje abstracto y casi alegórico, pero quiero decir que Oliveira es patológicamente sensible a la imposición de lo que lo rodea, del mundo en que se vive, de lo que le ha tocado en suerte, para decirlo amablemente. En una palabra, le revienta la circunstancia. Más brevemente, le duele el mundo.

[Rayuela; J.Cortázar]



El escepticismo se diluye en el cubata de ron, entre risas espontáneas y un Bella ciao esperado que igualmente nos sorprende, mientras la ingenuidad nos envuelve, confundida con el humo, en ese rincón que ya es nuestro, detrás de la furgoneta. También la luz amarilla y los caminos encontrados amortiguan el recelo y tienen, por un momento, sabor a No cambiéis nunca. Pero la cosidad se abre paso en cuanto empieza a amanecer y habrá que esperar seis días para volver a encontrarse, a salvo de circunstancias no elegidas libremente, donde no existan castigos, donde el mundo duela menos.
El que quiere nacer, tiene que destruir un mundo

Avatar de Usuario
dejedi-M
fitipaldis.com #1
fitipaldis.com #1
Mensajes: 12708
Registrado: 18 Dic 2004, 17:04
Contactar:

Mensajepor dejedi-M » 27 Oct 2008, 23:37



Hola, Mundo.
Quería escribirte para decirte que un día tocaré las estrellas. Que te haré cosquillitas alrededor del ombligo. Que te daré algunos disgustos, y llorarás, pero sobre todo te regalaré mi alegría y mi fascinación. Que intentaré entenderte cuando me hables, aunque a veces no hablemos el mismo idioma. Que te escucharé con atención y admiraré tu sabiduría. Que andaré tus caminos de la tierra y del cielo; que navegaré tus mares, que sentiré tu aliento en el rostro. Quería decirte, y que me escuches, que un día llegaré a las estrellas. Me sentaré en una, seguramente en la más pequeña, o quizá en la más lejana, y hablaremos del Universo, de ti, de mí, de nosotros; hablaremos en cualquier idioma, el tuyo, el mío, qué más da: hablaremos. Y será un día muy largo, porque hablaremos mucho.
Entonces, cuando te vayas a dormir y el Sol se apague, te taparé los pies con una manta estrellada de terciopelo; te contaré un cuento, bajito, bajito; un cuento sobre estrellas. Y por la mañana te haré cosquillitas alrededor del ombligo, para que despiertes riendo y de buen humor.
Mundo, quería decirte que cuidaré de ti como mi mamá cuida de mí; que no estarás solo, ni siquiera cuando se apague la última de las estrellas y sea hora de irse a dormir siempre, porque entonces te susurraré con palabras de cristal que estoy a tu lado, y te cantaré una nana al oído para que no tengas miedo de crecer.
Mundo, me apetecía decirte hola hoy.
"Quien quiera nacer, tiene que destruir un mundo..." (H.Hesse)

DELETED

Mensajepor DELETED » 05 Feb 2009, 23:19

DELETED

Avatar de Usuario
dejedi-M
fitipaldis.com #1
fitipaldis.com #1
Mensajes: 12708
Registrado: 18 Dic 2004, 17:04
Contactar:

Mensajepor dejedi-M » 23 Jun 2009, 11:26

¡Normalízame!

Creo que quizá debiera dejar de beberme tus detalles como si saberte fuera una batalla perdida. Olvidarme de verte en cada línea, en cada canción. Dejar de pensar en ti en términos metafóricos, nada de metáforas, ni una más: llamarte sólo por tu nombre; y, por favor, dejar de invocar tus tobillos, tus rodillas o tu nariz sólo para no pensar en la sonrisa de tus ojos. Es tan absurdo como desnudarse de años y experiencias y pretender caminar de esta guisa por la gran ciudad sin que nadie se interrogue, qué demonios.

Me costó materializarte, pero el proceso de normalizarte es tan largo... Materializarte quiso decir entender que no eras una sombra, ni una risa, ni una mirada, ni apenas masa de un sueño aún por hornear. ¡Algo tan sencillo! Pero normalizarte quiere decir darme cuenta de que, además, eres, fuiste y has sido real, de que tienes un pasado de veintialgos a las espaldas, un pasado en el que acabo de aparecer y donde sólo soy un recoveco más en la biblia de tu vida. Quiere decir bajarte a los reinos de la tierra, dejar de pensarte inmerso en nubes volátiles de donde ibas a desaparecer en 3-2-1, gracias a no recuerdo qué buen mago en algún extraño sombrero; significa, dice mi diccionario, "evitar la reflexión inequívoca de lo inalcanzable que eras y darme cuenta de que simplemente estás aquí", ya ves: aquí; quizá sólo de paso, muy de paso, quizá porque hay un hueco que llenar en tu agenda, pero, qué más da, estás - has elegido estar hoy en esta dimensión.

Y paralelo al materializarte, al normalizarte, al darse cuenta de, está el dar igual. Me da igual quién fueras, si eres más de aquí o más de allá, más así, más asá, tralarí; me da igual lo que digan, lo que piensen, lo que yo pueda sentir, pensar, mirar y decir si estás aquí y ahora sentado a mi lado. Me da igual quiere decir "no te juzgo", "no te sueño", "no te hago idea", "no te salvo". El resto qué más da: te ríes, me miras, me hablas, y no quiere decir nada: eso es lo mejor. ¡Que no quiera decir nada!

Vaciar - llenar

Uno de los juegos favoritos de los niños pequeños, esos grandes sabios. Qué cosas. Yo creo que el proceso de conocer a alguien es similar vaciarse y llenarse de nuevo. Al principio te vacías de lo superficial: son las primeras miradas, luego las primeras palabras y las primeras sonrisas, y las primeras risas, que son como compartir música; después aparece algo más: las ganas de saber del otro; pero para eso es necesario un compromiso, y llegados a este punto, suele ser mejor dar que recibir. A eso lo llamo vaciarse. Yo te doy todo lo que he sido, todo lo que era, todo lo que fui, para que me conozcas, para que sepas quién soy hoy. Te lo doy sin que me lo pidas. Te lo doy para que me reconozcas en la multitud, para que aprendas a ver en mis detalles, a escuchar mis pasos - no sólo oirlos, a caminar en mis zapatos y mirar tras la tela incierta, vidriosa de sueños, de mis ojos. Y sobretodo te doy la opción: la opción de hacer todo eso si quieres, y si no, pues de no hacerlo. Eso ha crecido en las palabras, se ha regado con la risa, las sonrisas y los gestos amables y ahora nace en forma de un atisbo de confianza. "Te lo doy sin que me lo pidas" lleva implícita una petición que nunca, bajo ningún concepto, hay que hacer. Si eso se corresponde, amigo, estás vaciándote.

Porque es cierto: para llenarse, primero hay que dejar un huequito. Ese huequito se ensancha o no en función de cada persona. Si lo fuerzas, se cierra, desaparece; si lo dejas crecer, puede hacerlo, sin más límites que tu cuerpo (o ni esos). Tú sólo puedes elegir el margen inicial, aunque tengo una advertencia: no es sincero forzar esos márgenes.

Y lo maravilloso es que se llenan - los huecos se llenan. De las vivencias del otro, las que te regalan sin que las demandes. Y luego de las experiencias compartidas. Pero, ¡cuidado!, los huecos son peligrosos, porque sin darte cuenta, pueden convertirse en agujero negro y tragarse sin más preámbulo todo lo que habías conseguido; o pueden, sin más, como una estrella, apagarse y desaparecer - y no hay que asustarse, es natural.

Esto es, en fin, sentar las bases. Más o menos, como si hubieras llenado de tierra fértil un trocito del Universo que hay en ti. Lo más entrañable, misterioso y absolutamente fascinante del ser humano es que de esa semilla que habéis plantado juntos puede surgir cualquier cosa. ¡Cualquiera! Sólo hay que mimarla, prestarle atención. Llover. Y es importante, pues de lo contrario, moriría. Es un proceso que puede llevar años, lustros. Pero tú sólo dedícate a plantarlas y déjate sorprender, deja que la vida te sorprenda, te arraigue, te llueva y te crezca. Un detalle más: olvida llamar a estas semillas por su nombre antes de que nazcan y crezcan. Es contraproducente. Algunos nombres pueden matar, mutilar, sesgar o dañar a las semillas, como si fueran pesticida. Que le zurzan a la sociedad y todas sus taxonomías inservibles. Si nadie va por ahí preguntándose "¿qué soy?", ¿para qué añadirle un plural? Bastará con aprender a llamarse cada uno por su nombre...
"Quien quiera nacer, tiene que destruir un mundo..." (H.Hesse)

_bufon_
fitipaldi implicado
fitipaldi implicado
Mensajes: 338
Registrado: 16 Oct 2006, 21:33

Mensajepor _bufon_ » 23 Jun 2009, 15:08

volver, volver, volver...

Lo extraño de toda esta historia
es
que
me enamoré
de la mala de las dos,
de la que engaña a traición,
de la que no llora,
de la ladrona de sueños
que,
una tarde cualquiera,
decidió
que
un cascabel roído
podría ser una víctima propicia...

pero
es que es ella,
la menos buena,
quien,
sin darme cuenta,
me atrajo,
como nunca nadie antes...
con sus malas maneras,
su carácter imposible,
sus locuras transitorias,
sus gritos
y
sus risas tenues
y
su misterio...

y no pude hacer nada
para borrar esa huella
hasta que
su alma
cobró protagonismo en los versos,
hasta que cada uno de sus gestos
chorreó tinta caduca y algo de sangre...

cada pulso y cada historia,
sabe a algo de sus sueños
porque,
en parte,
van de la mano
con los que siempre han sido mis sueños...

por eso
las palabras
no serían mas que vacío
si,
interiormente,
no existiera algo
que lo removiera y desgarrara
hasta destrozar a dentelladas
las cárceles ejecutoras de la soledad...

lo extraño de toda esta historia
es que,
ni siquiera,
le dí una oportunidad
a tu parte buena...


Volver a “Poeta de mierda, de manos vacías”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados