Los guardianes de la libertad

En esta categoría podéis incluir todo lo que no cabe en el resto de foros de fitipaldis.com, nuestras idas de pelota y las vuestras, etc.
Avatar de Usuario
Ulo
fitipaldis.com #1
fitipaldis.com #1
Mensajes: 4608
Registrado: 17 Oct 2005, 15:48
Contactar:

Los guardianes de la libertad

Mensajepor Ulo » 30 Oct 2005, 19:08

Colectivo Itaca.
Diario El Mundo
MIÉRCOLES 30 DE JULIO DE 1997 '

Las élites económicas y sus pensadores de cámara han mirado desde siempre con prevención el sufragio universal. Suponían que las clases bajas, al ser mucho más numerosas, utilizarían el poder que les otorgaban las urnas para despojarles de sus privilegios. Pronto, la experiencia les tranquilizó llevándoles al convencimiento, al menos a los más avispados entre ellos, de que el fenómeno era perfectamente controlable y de que no había ninguna razón para inquietarse, siempre que supiesen utilizar adecuadamente los recursos que les proporcionaba el dinero. Es más, esa nueva idea fuerza: la democracia, eso sí, previamente vaciada de contenido, les resultaba muy útil para legitimar su situación de preeminencia y les garantizaba su disfrute de manera más estable y segura, minimizando los conflictos.
Entre los distintos recursos utilizados destacan, sin duda, los instrumentos de propaganda. Si la dominación ideológica ha sido en todos los regímenes dictatoriales un complemento indispensable del sometimiento por la fuerza y el terror, adquiere rango de primera categoría cuando el sistema político no permite ya utilizar procedimientos tan burdos de control social. La gran batalla por la soberanía efectiva se libra en el dominio de la información, del pensamiento y de la cultura. Es por eso por lo que la libertad de prensa aparece como una de las primeras condiciones de un sistema democrático, pero es también por eso por lo que cuando se la angosta en una mala imitación, es la propia democracia la que se encuentra en peligro.
Reducir la libertad de prensa a la ausencia de censura o a la posibilidad legal de crear empresas de comunicación es falsear su contenido, porque estos elementos pueden ser necesarios pero nunca suficientes. Hoy, en la mayoría de los países que se dicen democráticos se cumplen sin duda estas condiciones; pero también es una realidad incontestable que el poder económico controla directa o indirectamente todos los medios de comunicación y con ellos la información, el pensamiento y la ideología. A la opinión pública se le ofrece un único modelo social y se la conduce a la creencia de que es imposible y utópica cualquier otra alternativa. A los potenciales contrarios o no convencidos hay que impedirles que piensen por su cuenta y con su cabeza. Como recuerda Mario Benedetti, «si el caballo razona, se. acaba la equitación». La desinformación, la manipulación n de las noticias y, en definitiva, la alienación cultura harán que el caballo siga siendo apto para la equitación, es decir, obediente y sumiso bajo su jinete.

Vivimos en una sociedad mediática y compleja. Casi todos nuestros conocimientos están intermediarios por los canales de información y los asuntos son tan múltiples v heterogéneos que carecemos prácticamente de tiempo y de preparación para formarnos un juicio objetivo acerca de ellos, como no sea el que a modo de eslóganes repite la prensa de forma reiterada. Curiosamente. nuestra sociedad, que se siente heredera de la Ilustración y que por lo tanto, en teoría, ha colocado a la razón como juez supremo, en la práctica se nutre de creencias no contrastadas y basadas en la aceptación confiada de lo que afirman los medios. Incluso aquéllos que por tener una educación más elevada son conscientes de la manipulación informativa, es difícil que se libren por completo de su influjo, ya que éste se ejerce de forma sutil pero implacable.

«Hasta hoy se creía», escribe Karl Marx a su amigo Kügelmann, «que la formación de los mitos cristianos bajo el imperio romano sólo había sido posible porque la imprenta aún no había sido inventada. La prensa diaria y el telégrafo que difunden sus inventos en todo el universo, en un abrir y cerrar de ojos, fabrican en un día más mitos que antes en un siglo». ¿Qué decir ahora, después de 120 años, cuando ya no se trata de periódicos y de telégrafos, sino de la televisión y de los modernos sistemas de comunicación.

Son muchos los ámbitos de nuestra existencia que se rigen por estos principios fideístas, entre ellos, desde luego, el ámbito político y el económico. La mayoría de los ciudadanos no trata personalmente con los políticos; en contadas ocasiones les han escuchado de forma directa. Lo único que conocen es la imagen que de ellos y de sus formaciones respectivas ofrecen los medios. En este contexto, la posibilidad de manipulación es muy elevada, v también lo es la de influir y condicionar las consultas electorales. Podrán potenciar aquellos partidos afines y que defienden sus intereses y el modelo social y económico que les beneficia, pero, lo que es incluso más importante, podrán desatar una persecución sistemática contra aquellas fuerzas políticas que consideren hostiles y que amenacen sus privilegios.

Si la concentración de la propiedad resulta peligrosa en todos los sectores, el riesgo alcanza proporciones alarmantes cuando nos movemos en el ámbito de la comunicación. El cuarto poder se transforma en el primero. Es capaz de comprar á los gobiernos o echarles un pulso si no se pliegan a sus pretensiones, eludir la acción de. la Justicia por el procedimiento de denostar a cualquier magistrado que ose desafiarlo, condenar a la marginación y al silencio a todos aquéllos que disientan de sus planteamientos y sobre todo de sus intereses. Pueden hacer lo blanco negro y lo negro blanco, convertir a los arribistas en izquierdistas, a los izquierdistas en iluminados, a los corruptos en mártires y a los regímenes más autocráticos en guardianes de la libertad.

En general, no habrá espacio para las opiniones discrepantes, los profesionales que no asuman esta santa cruzada se encontrarán. por grande que sea su valía, con innumerables obstáculos y en una situación cada vez más incómoda y difícil, al tiempo que contemplan cómo los otros, por ineptos que sean, escalan los primeros puestos en proporción directa al fanatismo o a la docilidad que pongan en la defensa de la causa. El resaltado será, lógicamente, que la mayoría de ellos, al menos de los que cuentan y deciden, sobrepasarán en fervor a las propias empresas para las que trabajan. No necesitarán, como el Nather de Gide, que nadie les enseñe el fervor.

Se crea así un caldo de cultivo proclive a que la opinión usurpe en la mayoría de los casos el lugar de la información. Esta deja de ser no ya objetiva, cosa bastante difícil de conseguir, sino honesta. Se miente, se distorsiona, se oculta, se ridiculiza, se falsean los hechos y las situaciones. Todo vale, todo, si está de acuerdo con la ideología y los intereses patrocinados.

Mientras el poder económico domine los canales de información y opinión, apenas habrá espacio para la izquierda v para los valores que ésta defiende. Las medidas más conservadoras e injustas se disfrazarán de progresistas, presentándose además como las únicas posibles. Las organizaciones sindicales serán estigmatizadas y tenidas como. anacrónicas en tanto en cuanto defiendan los derechos de los trabajadores, pero recibirán por el contrario toda clase de elogios y consideraciones tan pronto como se plieguen a los intereses del dinero.

Si los mecanismos democráticos no son los adecuados, el poder político puede, qué duda cabe, violentar la libertad de expresión. Sin embargo, el poder económico la dañará siempre y la obstaculizará hasta prácticamente aniquilarla. Mientras no se genere una legislación que impida en este sector la concentración de los medios y limite en ellos la propiedad y el control, la democracia estará en peligro, porque los guardianes de la libertad, lejos de serio, se habrán convertido en sus más terribles cancerberos.


El colectivo ITACA está formado por Nicolás Redondo, Joaquín Navarro Estevan, Juan Francisco, Martín Seco y José Antonio Gimbernat.
Inpedependenzia de Torrent ya!

Si existiese el partido ulista me daría de baja

Volver a “Cajón desastre”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado